Garantizan no dañarán playa protegida

Santo Domingo/ — El gobierno dominicano garantizó ayer a la población que no será tocada “ni una pulgada” de los terrenos de la playa Bahía de las Águilas ni de las demás áreas protegidas de la región Enriquillo.

De esa forma la gestión de Danilo Medina reaccionó a un amplio movimiento de protesta que rechaza la explotación turística de los terrenos que en el pasado fueron distribuidos en supuesta forma irregular entre políticos y exfuncionarios públicos.

Durante una rueda de prensa celebrada en el Palacio Nacional, los ministros de Turismo, Francisco Javier García y de Medio Ambiente, Bautista Rojas Gómez, así como el consultor jurídico del Poder Ejecutivo, César Pina Toribio, dieron a conocer la posición oficial del Estado ante la litis de los terrenos correspondientes a 68 parcelas en la provincia de Pedernales, donde se encuentran parte de los parques nacionales Jaragua y Sierra de Bahoruco.

“Para los que estaban preocupados por Bahía de las Águilas, esta queda completa y absolutamente excluida de ningún tipo de desarrollo, porque en el Plan de Desarrollo Territorial que elaboró Turismo se estableció que la única vocación que tenía Bahía de las Águilas en la parte de sus playas, era para playa pública y que el desarrollo interior de Bahía de las Águilas era sobre la base de un Plan de Manejo, elaborado y supervisado por Medio Ambiente”, dijo García.

Destacó la importancia de lograr el desarrollo turístico de la región Enriquillo, conformada por las provincias de Pedernales, Barahona, Independencia y Bahoruco, en la región sur.

Sin embargo, advirtió que no se puede hablar de desarrollo turístico en el Sur, sin incluir a Pedernales, por lo que motivó de forma positiva el trabajo de la Comisión que integra junto al ministro de Medio Ambiente y al Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo, creada por el presidente Medina con el objetivo de lograr el desarrollo de esa región.

Mientras, el Pina Toribio dijo que para permitir que el desarrollo turístico de la denominada región Enriquillo se inicie lo antes posible, el Estado y los tenedores de certificados de títulos firmarán un acuerdo transaccional que permitirá excluir de la referida litis las parcelas que fueran objeto del acuerdo.

Indicó que, en virtud de ese acuerdo, será constituido un fideicomiso, de conformidad con la Ley para el Desarrollo del Mercado Hipotecario y Fideicomiso, número 189-11.

“Mediante la indicada transacción se acuerda que el Estado dominicano y el Instituto Agrario Dominicano recibirán el 55% de los beneficios que ingresen al patrimonio del fideicomiso y que las personas que poseen derechos registrados aportados sobre los terrenos registrados recibirán el 45% de dichos beneficios”, precisó.

El acuerdo establece que los títulos de derechos registrados que no deseen ingresar al régimen de fideicomiso, podrán conservar sus derechos mediante el pago, en manos del Estado dominicano y del Instituto Agrario Dominicano (IAD), del monto a que ascienda la proporción del 55%.