Obama se reúne con republicanos para hablar de inmigración

Organizaciones de derechos civiles llaman a marcha el 10 de abril, para impulsar una reforma.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Obama se reúne con republicanos para hablar de inmigración
El presidente Barack Obama apuntala con republicanos la Reforma Migratoria.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.- El Presidente Barack Obama se reunió con los senadores Lindsey Graham (R-SC) y John McCain (R-AZ), para discutir negociaciones sobre una reforma migratoria.

Este es el primer encuentro entre el mandatario y los legisladores, desde que se iniciaron las conversaciones sobre un proyecto de ley, tras las elecciones de noviembre 2012. En enero, un grupo bipartidista de ocho senadores, comenzó a negociar una propuesta.

De acuerdo a lo informado por la Casa Blanca, hasta el momento funcionarios han sostenido cinco reuniones en el Capitolio sobre el tema.

El encuentro duró cerca de 40 minutos, donde además de inmigración, Obama, el vicepresidente Joe Biden y los legisladores, hablaron sobre los recortes automáticos al presupuesto fiscal que entrarán en efecto el 1 de marzo.

“Es una de las mejores reuniones que he tenido con el Presidente”, dijo Graham a reporteros en el Capitolio. “Él entiende que necesitamos seguridad en la frontera. Estoy entusiasmado”, agregó.

“Tuvimos una excelente reunión. Estamos complacidos de haber escuchado el firme compromiso del Presidente de hacer lo que sea necesario para alcanzar esta importante meta”, estipuló una declaración conjunta de McCain y Graham.

Actualmente cuatro senadores republicanos se encuentran negociando un proyecto migratorio integral con sus contrapartes demócratas, pero sólo dos, se reunieron con el mandatario.

De acuerdo a fuentes republicanas, el encuentro fue iniciativa de McCain, quien le sugirió la idea a Obama la semana pasada, cuando el Presidente realizó llamados para reiterar su compromiso con una reforma.

Al ser consultado respecto a la ausencia de los senadores Marco Rubio (R-FL) y Jeff Flake (R-AZ), el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, sólo comentó que el encuentro había surgido de la llamada con McCain.

“Estamos contentos de que los senadores McCain y Graham se reúnan con el Presidente hoy. Hay grandes diferencias entre el plan del Presidente y la perspectiva bipardista en el Senado, por lo que este tipo de discusión es constructiva”, dijo el vocero del senador Rubio, Alex Burgos.

“Es muy importante que el Presidente entienda el compromiso de los republicanos con los condicionantes de seguridad y un programa fuerte de trabajadores temporales. Además de que los indocumentados queden al final de la línea”, agregó.

Aunque tanto la Casa Blanca como los legisladores, fueron cautelosos al comentar el encuentro, grupos de Dreamers en Arizona, mostraron su descontento por la prioridad que se le está dando al control de seguridad en las conversaciones.

“Es desafortunado que este trío tenga sus preferencias al revés”, dijo Dream Act Coalition. Esperamos que entiendan que la prioridad para los latinos, es la reunificación de familias”.

Activistas locales en Washington, liderados por Gustavo Torres, director ejecutivo de Casa de Maryland, anunciaron ayer, una campaña para movilizar a la comunidad a nivel nacional. La esperanza es tener una participación récord, en una marcha al Capitolio, el próximo 10 de abril.

Torres especificó que con sólo 4 días de trabajo a nivel local, ya han reclutado a 1,100 participantes, sin embargo, no se aventuró a estimar lo que sería un número significativo de asistentes.

Fuentes demócratas en el Senado han destacado considerables avances en el diálogo con republicanos, no obstante, han aclarado que el proyecto de ley final tendrá un perfil “moderado”, como una manera de encontrar un balance efectivo entre ambos lados del pasillo.

En otras palabras, tendrá elementos difíciles de digerir para la población indocumentada y ligará seguridad con el camino a la ciudadanía, tal como se detalló en los principios presentados en el Senado.

Asimismo, han insistido en que grupos anti inmigrantes y contrarios a la reforma migratoria han comenzado a superar el número de llamados de activistas pro reforma, en ciertas oficinas del Capitolio.