Cardenales invocan al Espíritu Santo

Cardenales invocan  al Espíritu Santo
Los cardenales que ayer participaban en el Consistorio en la Ciudad del Vaticano anunciaron reuniones diarias hasta el día 11.
Foto: ap

Ciudad del Vaticano — Con una invocación al Espíritu Santo, los cardenales se reunieron ayer por primera vez en este tiempo de Sede Vacante para preparar el cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI, cuya fecha fijarán cuando estén todos los purpurados electores.

Cuatro días después del comienzo de la sede vacante, 142 cardenales, de los 207 que forman el Colegio Cardenalicio, asistieron en el Vaticano a la primera congregación preparatoria del cónclave, que se desarrolló en un ambiente “cordial, sereno y constructivo”, según precisó el portavoz, Federico Lombardi.

Asimismo, en la tarde se celebró la segunda congregación, mientras que la tercera tendrá lugar hoy.

De los 142 cardenales presentes, 103 son electores, es decir menores de 80 años y que podrán -como establece la normativa de la Iglesia- entrar en la Capilla Sixtina para elegir Pontífice.

Los electores son en total 117, de los que dos ya han anunciado que no participarán en el cónclave, por lo que faltan por llegar 12, entre ellos el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, varios alemanes y varios asiáticos, señaló Lombardi, que precisó que estarán presentes en las próximas reuniones.

Los dos que han renunciado son el indonesio Julius Darmaatmadja, por enfermedad, y el británico Keith O’Brien exarzobispo de Edimburgo acusado de “comportamiento inapropiado” hacia otros religiosos en la década de los años 80.

El cardenal decano, Angelo Sodano, ya dijo que hasta que no estén todos los electores no se fijará la fecha del segundo cónclave del tercer milenio.

En esta primera jornada, los asistentes juraron ante un crucifijo y con una mano sobre la Biblia mantener el secreto sobre lo que se tratará en las reuniones y las medidas que se adopten.

La primera reunión fue presidida por Sodano y el cardenal camarlengo, Tarcisio Bertone y con el rezo del “Veni Sancte Spiritus”, en latín, con el que invocaron la ayuda del Espíritu Santo.

En la primera reunión, en la que se vio a los cardenales leer el libro “Ordo rituum conclavis” sobre el ritual a seguir, los purpurados aprobaron enviar un mensaje al papa emérito Benedicto XVI.

En estas congregaciones (reuniones) se tratan los asuntos de la Iglesia previos al cónclave y se fija su fecha de inicio y también sirven para que los cardenales se conozcan mejor, comenten la situación de la Iglesia y diseñen el perfil del próximo papa.

Si en el cónclave de 2005 destacaron los cardenales Joseph Ratzinger y Carlo María Martini, en el próximo, que previsiblemente comenzará el 11 de marzo, no se ven figuras destacables.