Impera tristeza tras muerte de pareja

Impera tristeza tras muerte de pareja
Algunas flores en memoria de las víctimas, Nachman y Raizi Glauber (en el recuadro), en las inmediaciones de la esquina de la calle Wilson y la avenida Kent.
Foto: EDLPZAIRA CORTES

Nueva York — Algunos ramos de flores en la solitaria intersección de la calle Wilson y la avenida Kent, es el escenario que sigue entristeciendo a la comunidad hasídica de Brooklyn.

A unos días de que un aparatoso accidente automovilístico les arrebatara la vida a los jóvenes padres Nachman and Raizel Glauber, la tragedia continúa ensombreciendo al vecindario y residentes latinos también se unen al clamor de justicia.

“Aunque las familias judías son muy reservadas, el dolor se siente en el área. La esperanza se fue cuando el recién nacido murió”, dijo Martha Molina, una jornalera de la parada de Williamsburg. “Las que tenemos hijos lamentamos la pena que sienten las madres en esta triple pérdida”.

Carlos Romero, trabajador de un supermercado cercano, indicó que la comunidad judía ortodoxa aníia que Julio Acevedo, de 44 años, el sospechoso de haber causado el accidente que puso fin a la vida de los Glauber, sea arrestado y encare cargos criminales.

“No se habla de otro tema en el vecindario y no es para menos, cuando una joven familia fue privada de la vida por un conductor alcoholizado”, dijo Romero.

Un portavoz de la Policía informó que Acevedo fue arrestado hace un mes por conducir ebrio, pero no reveló el estatus de la investigación, ni su domicilio. El sospechoso cumplió una pena de ocho años de prisión por homicidio involuntario en la década de los noventa.

El Daily News reportó que Acevedo, en entrevista telefónica, indicó que era perseguido por un hombre armado antes de estrellarse contra el taxi, y que no sabía de las muertes hasta que lo vio en las noticias.

La recompensa por información que conduzca al arresto de Acevedo se incrementó de $15,000 a $22,000 informó Isaac Abraham, portavoz de la comunidad hasídica.

Fernando Mateo, presidente de la Federación de Taxistas, comentó que el estado emocional de Pedro Núñez de la Cruz, taxista dominicano de 32 años que conducía al momento del accidente, empeoró en las últimas horas.

“Se encuentra en una depresión muy profunda, y se repite que ojalá hubiera muerto él y no sus pasajeros”, indicó Mateo. “Con la noticia de la muerte del recién nacido empeoró su estado emocional”.

Mateo dijo no saber cuántos años tiene Núñez como taxista, pero enfatizó que no se debe perder de vista el hecho de que Julio Acevedo tiene antecedentes por conducir ebrio.

El vehículo que conducía Núñez, un Toyota Camry 2008 color negro con placa privada T629572C, no estaba autorizado por la Comisión de Taxis y Limosinas (TLC).

Mateo se limitó a decir “se está investigando” porque Núñez conducía un taxi no aprobado por la TLC.