Polarización sobre sucesor de Chávez

Polarización sobre sucesor de Chávez
En las elecciones, Henrique Capriles enfrentará al chavista Nicolás Maduro, quien — a pesar de lo que dicta la Constitución — funge ahora como presidente interino.
Foto: Archivo

CARACAS, Venezuela — La polarización política que ha marcado a Venezuela también permea el debate legal sobre quién debe estar al frente del país, tras el fallecimiento del jefe de Estado.

La Constitución venezolana dice que, si el jefe de Estado muere, el presidente de la Asamblea Nacional asumirá interinamente el cargo hasta las nuevas elecciones.

Pero el Tribunal Supremo de Justicia dictaminó en enero la continuidad administrativa de Chávez, aunque no pudiera asumir el cargo. De esa manera, según el Tribunal, no habría ruptura entre su gobierno anterior, que culminó el 10 de enero, y el nuevo.

Como Chávez designó a Nicolás Maduro como su vicepresidente y sucesor, la mayoría oficialista se casó con esa teoría. Por eso, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea, nunca ha sido visto por el chavismo como la figura constitucional para asumir la vacante dejada por el fallecido mandatario.

“Estoy con Chávez y Nicolás Maduro. Hay que cumplir la voluntad del comandante”, como llamaban a Chávez, dijo Francisca Ramos, un ama de casa de 65 años.

“Lo único que puedo pedirle a Diosdado y a Maduro es que mantengan la unidad”, agregó. “Lo importante es seguir la revolución”.

En cambio para Delia Ramírez, una contadora de 32 años, “lo ideal es que se cumpla la Constitución”.

Para ello, “ni Maduro ni Diosdado son buenos”, añadió Ramírez, quien se identificó como opositora.

El ex magistrado del Supremo Tribunal, Román Duque Corredor, aseguró en entrevista telefónica que el ejercicio del vicepresidente Maduro, de 50 años, quien quedó a cargo del Ejecutivo, es ilegítimo. Así lo determinan esas disposiciones de la Carta Magna sobre quién asume el cargo si el jefe de Estado falleciera.

“La sala constitucional [del TSJ] lo que hizo fue introducir un elemento distorsionador [en el mecanismo de sucesión], con el concepto de continuidad administrativa”, aseguró el ex jurista.

Mario Gómez, un albañil de 30 años, dijo que “si la ley dice que mientras tanto [se hacen las elecciones] Diosdado es el presidente, debemos hacerlo”.