Esos estudios que no te puedes costear

El gobierno ofrece ayuda financiera que pueden solicitar tanto tú como tu hijo para poder ir a la universidad

Desde hace años, has estado ahorrando un dinerito para la educación de tu hijo. Ahora le llegó la hora de ir a la universidad… y resulta que te has quedado corto. ¿Qué puedes hacer? Ante todo, entérate de que el gobierno tiene ayuda financiera estudiantil disponible que pueden solicitar tanto tú como tu hijo. Déjame explicarte un poco acerca de ambas.

Los padres de estudiantes que necesitan dinero para costear sus clases, tienen a su disposición un programa federal llamado PLUS, que les permite pedir dinero prestado para pagar los costos que no han sido cubiertos por la ayuda financiera recibida por su hijo. La ayuda de PLUS —que también puede ser solicitada por el estudiante mismo— no tiene límite y sus fondos pueden provenir tanto de bancos privados como del gobierno.

Este préstamo, con un interés fijo del 7.9%, puede comenzar a liquidarse cuando el estudiante aún no se ha graduado, o se puede diferir el pago hasta después de la graduación, pero en este caso el interés comenzará a acumularse a partir del momento en que se entregue todo el préstamo. Los pagos de reembolso pueden extenderse hasta 10 años.

Aunque la consolidación de estos préstamos puede brindar acceso a posibilidades de pagos beneficiosas y a descuentos en la tasa de interés, el préstamo PLUS de un padre no puede consolidarse con otros préstamos del estudiante —como los préstamos Stafford y Perkins— ya que los fondos provienen de diferentes fuentes.

Ten en cuenta que los préstamos PLUS son responsabilidad de los padres, no del estudiante. Su eligibilidad depende de un breve chequeo del crédito de los padres, y requiere el pago de un cargo de origen (origination fee) del 3% del préstamo. Por otro lado, los préstamos específicos para estudiantes no requieren chequeo de crédito, tienen tasas de interés muy bajas y cuentan con una variedad de prórrogas de pago.

Los préstamos estudiantiles federales más solicitados son el Stafford y el Perkins. El préstamo Stafford puede ser subsidiado o no, y para recibir el primer tipo —en el que el gobierno paga el interés del préstamo mientras el joven está en la universidad—, el estudiante tiene que demostrar necesidad financiera, pues la mayoría se otorga a jóvenes cuyas familias tienen un ingreso anual inferior a los $50,000.

El Perkins se considera el mejor préstamo estudiantil disponible, se otorga a estudiantes graduados y sin graduar que demuestran necesidad económica excepcional y es enteramente subsidiado.

Busca más información sobre estos y otros préstamos estudiantiles para padres e hijos en http://www.finaid.org y en http://www.parentplusloan.com. También en mi sitio web http://www.juliestav.com podrás encontrar orientación sobre estos planes de ayuda. Si sabes buscar, solicitar y organizar la ayuda disponible, tu hijo logrará terminar la carrera que siempre has deseado para él.