Pasos para cuidar todos tus fondos

No te sientas culpable si te das cuenta de que gastas demasiado en cosas que realmente no son tan importantes. Tarde o temprano, todos lo hacemos — ¿cómo lo vamos a evitar si vivimos en una sociedad que nos grita por todos lados: “¡Gasta más y te sentirás feliz!”? Lo importante es que te des cuenta de que lo haces y tomes medidas para evitarlo. Así, sin que lo sepas, quizás estás malgastando dinero que podrías ahorrar en cosas que pudieras hacer de otra forma… ¿Cómo no botar el dinero que tanto sudor nos cuesta ganar? Para que empieces a tomar acción, te doy varias ideas:

Primero, cómprate un auto ligeramente usado —es decir, con alrededor de un año de uso— en lugar de uno nuevo de paquete. Así te vas a ahorrar alrededor del 30% del precio del nuevo, y tendrás un auto que aún funciona a la perfección.

En segundo lugar, en el mercado y la farmacia, escoge marcas genéricas más baratas en vez de las famosas. Examina las etiquetas de las marcas más económicas y verás que la mayoría tiene los mismos ingredientes de las otras.

Por si no lo sabes, hasta en tu empleo puedes ahorrar muchísimo — mi tercer consejo es que aproveches la cuenta de gastos flexibles o FSA que te ofrezca tu empresa, que te permite ahorrarte $25 de cada $100 que te gastes en tu salud. También averigua si tu empleador ofrece descuentos de seguro de auto y de propietario.

Mi cuarto consejo: búscate una compañía de celular que permita transferir tu contrato a otra empresa telefónica si tienes necesidad de cambiar. Con eso, podrías ahorrarte de $150 a $200 si quisieras cambiar de compañía.

Por último, presta atención, sobre todo si vives en un área costera o de riesgo de huracán — lo más probable es que tu seguro de propiedad te va a seguir subiendo muchísimo…