Adebayor saca al Inter de Milan

Adebayor saca al Inter de Milan
Emmanuel Adebayor y el defensa Christian Chivu, del Inter, disputan un balón aéreo. Avanzó Tottenham.
Foto: AP

Nueva York/EFE — Un gol en la prórroga del togolés Emmanuel Adebayor clasificó al Tottenham para cuartos de final de la Liga Europa y truncó la proeza del Inter (4-1), que igualó el 3-0 de la ida y forzó el tiempo extra, pero finalmente se quedó sin nada con el tanto del cuadro inglés en el minuto 96. Un duro golpe para el equipo italiano, su esfuerzo y su reacción en el duelo de vuelta, en el que a punto estuvo de completar una misión aparentemente imposible con el 3-0 de hace una semana en White Hart Lane hasta que un rechace del esloveno Samar Handanovic lo aprovechó Adebayor para sentenciar la eliminatoria.

Desde el inicio, el Inter creyó en sí mismo, demostró ambición y se sintió capaz de discutir el pase del Tottenham. Y añadió goles a sus deseos de remontada: en el minuto 20, un centro perfecto de Rodrigo Palacio puso en la cabeza el 1-0 a Antonio Cassano y, en el 52, intercambiaron los papeles, con el italiano como asistente, por encima de la defensa, que batió a Brad Friedel (2-0).

El Inter, que estrelló un tiro en el larguero, estaba a un gol de empatar la eliminatoria; el Tottenham, sin Gareth Bale, sancionado, temió ya por su clasificación, aún más en el minuto 75: una falta ejecutada por Cassano chocó en la barrera, después en William Gallas y desató la euforia en las gradas del Giuseppe Meazza con el 3-0.

Lo intentó el visitante Kyle Naughton con un trallazo desde fuera del área, al que respondió magnífico el esloveno Samir Handanovic, y después el local Esteban Cambiasso, con un tiro que no vio puerta por unos centímetros, dos acciones relevantes que no evitaron la prórroga, que comenzó con el 3-1 del Tottenham. A los seis minutos, Adebayor solucionó los apuros de su equipo con un gol reconfortante.

Volvió a darle emoción el Inter al partido, con un gol del argentino Ricky Álvarez (m. 110). Era el definitivo 4-1, reflejo de un duelo imponente del equipo italiano, que sumó un triunfo inútil e insuficiente para alcanzar los cuartos.

Por su parte, el Rubin Kazan accedió a los cuartos de final al superar 2-0 en los tiempos extras al aguerrido Levante, después de que ninguna de las dos escuadras se hizo daño.