Oscar Zapata: reúne aptitud y juventud

A pesar de su corta edad el músico ecuatoriano tiene una trayectoria artística envidiable

Nueva York — Con tan solo 19 años, Oscar Zapata tiene muy bien definido que su futuro se encuentra en el canto, y para su suerte, esta decisión ha sido apoyada por los miembros de su familia, quienes por generaciones se han desempeñado en la industria musical.

Es de esta forma que el ecuatoriano se vinculó desde muy pequeño con la orquesta Los Ovnis’s, la cual fue fundada por sus antepasados y aún continúa en vigencia.

Según recuerda, estando en esta banda tuvo la oportunidad de viajar a Colombia y Perú, además de presentarse con leyendas del género tropical como “Fruko y sus Tesos”.

Sin embargo, con tan solo catorce años, Oscar ya se había graduado del conservatorio en Ecuador y decidió continuar su formación en la Gran Manzana, a donde lo siguió su familia.

Ya establecido en Nueva Jersey, el joven ingresó en el concurso “Englewood Idol”, una competencia de canto puramente anglo, en la que sorpresivamente Zapata logró llegar al grupo de cuatro finalistas cantando en español. Esta experiencia hizo que su fama se disparara entre la comunidad latina del área.

A partir de ese momento, el músico ha sido invitado a diferentes eventos como concursos de belleza y otras premiaciones organizadas por varias comunidades de nuestra ciudad. Así mismo, el intérprete ha tenido la oportunidad de presentarse en la embajada ecuatoriana.

Actualmente el cantautor finaliza los detalles de los sencillos que serán incluidos en su primer álbum, el cual espera lanzar en el mes de abril, y del que se desprenden temas que ya circulan en YouTube como “El Silencio de Tu Ausencia” y “Te Sigo Pensando”, dos melodías pop de su autoría, por cierto bastante románticas.

“Me inspiro en vivencias mías y también de los demás, pero sobretodo le canto a la mujer, apenas las veo empiezo”, dice con humor.

Para este disco, Zapata también realizó los arreglos e interpretó todos los instrumentos musicales, lo cual no le resulta novedoso ya que este experimento lo había realizado previamente en un disco que lanzó en Ecuador inmediatamente después de graduarse del conservatorio.

Mientras espera su salto a la fama, Zapata también se concentra en terminar sus estudios en “Negocios Musicales” en Bergen Community College de Nueva Jersey, además de dedicarse parcialmente al diseño gráfico, profesión a la que considera una carrera alternativa.