Erradicarán extremistas de Siria

DAMASCO, Siria — El presidente sirio Bashar Assad se comprometió ayer a “erradicar” del país a los extremistas musulmanes luego de atribuirles un ataque suicida la víspera que dejó decenas de muertos, entre estos un importante predicador suní que lo apoyaba.

En una advertencia a los rebeldes que luchan para derrocar el régimen de Assad, el gobernante sirio afirmó que sus efectivos militares “eliminarán” y erradicarán del país a las “fuerzas de la oscuridad”.

Assad emitió su declaración en momentos en que el ministerio de Salud de Siria elevó a 49 la cifra de fallecidos a causa del atentado explosivo del jueves en la noche, después que siete de los heridos fallecieron en un hospital.

En el atentado, un atacante suicida se hizo estallar en el interior de una mezquita en el corazón de la capital siria y causó la muerte del jeque Mohammad Said Ramadan al-Buti, de 84 años, quien daba un sermón. En el estallido quedaron heridas 84 personas más.

El ataque constituye uno de los asesinatos de más conmoción ocurridos en los dos años que ha durado la guerra civil y es un nuevo indicio de la gravedad del conflicto: aunque los atentados explosivos que efectúan atacantes suicidas se han vuelto comunes entre la insurgencia, el más reciente es el primero que tiene lugar en el interior de una mezquita.