Libros infantiles divierten y crean conciencia

De Susan Gibbons

Nueva York — Esta tierna historia que se desenvuelve en Honduras, empezó como un proyecto para el día de San Valentín en la escuela del hijo de la autora.

Al darse cuenta de que los niños del plantel mostraron gran interés por el cuento, Gibbons decidió convertirlo en libro.

El relato que se hace simultáneamente en inglés y español, se basa en las experiencias de Paty Villanueva, amiga de Gibbons, quien viviendo en Honduras tuvo la iniciativa de empezar a enseñar a los niños de su pueblo a leer y escribir.

Tras ver la necesidad tan grande por educación y la gran aceptación que su labor tuvo entre los pobladores, Paty decidió expandir su proyecto, y con la ayuda de algunos amigos construyó una escuela que le permitiera brindar formación a los jóvenes de la región.

“Mi intención es mostrar que el amor no es solo una emoción que pasa en un momento, sino que es algo que se puede escoger hacer cada día, inclusive con cosas pequeñas como la forma en que tratas a los demás y te comportas en general”, dice Gibbons.

Los fondos recaudados por la venta del libro están destinados al proyecto “Hearts For honduras School”. http://www.friendsofheartsforhonduras.org