Sudario de Turín aparece por primera vez en TV (Videos)

El Sudario de Turín, considerado por los católicos como la mortaja de Cristo, apareció en un programa de la televisión italiana.
Sudario de Turín aparece por primera vez en TV (Videos)
El Sudario de Turín se ubica en la Catedral de esa ciudad italiana.
Foto: AP

El Sudario de Turín fue mostrado en público el sábado para un programa especial de televisión, mientras una nueva investigación cuestiona las versiones de que es una falsificación medieval y afirma que la sábana —considerada por algunos como la mortaja de Jesús— data del tiempo de la muerte de Cristo.

El papa Francisco envió un video con un mensaje especial por el acontecimiento en la catedral de Turín, pero sin mencionar que la imagen en el sudario, de un hombre con lesiones similares a las sufridas por Cristo, correspondiera realmente a Jesús. El pontífice hizo una distinción importante cuando calificó a la tela como un “ícono” y no como una reliquia.

“Esta imagen, impresa en la tela, habla a nuestro corazón y nos lleva a ascender al monte del Calvario, a mirar la madera de la Cruz, y a sumergirnos en el silencio elocuente del amor”, expresó.

“Este rostro desfigurado evoca todos esos rostros de hombres y mujeres asolados por una vida que no respeta su dignidad, por la guerra y la violencia que afligen a los más débiles”, señaló. “Y sin embargo, al mismo tiempo, el rostro en el Sudario transmite una paz magnífica; este cuerpo torturado expresa una majestad espléndida”.

Numerosos especialistas aceptan la datación de trozos de la tela mediante el carbono 14, que la ubican en el siglo XIII o XIV. Sin embargo, algunos sugieren que esos estudios podrían estar alterados por contaminación en la sábana y plantean el análisis de una muestra más grande.

El Vaticano se ha pronunciado cautelosamente sobre el significado de la sábana, y ha dicho que es un símbolo poderoso del sufrimiento de Cristo, sin referirse a su autenticidad.

La sábana, de 4,3 metros (14 pies) de largo y un metro (3,5 pies) de ancho, se conserva en una urna blindada con clima artificial en la catedral de Turín, pero en raras ocasiones es presentada al público.