Polémica por señalamientos contra Pérez

Polémica por señalamientos contra Pérez
El exdictador José Efraín Ríos Montt, derecha, habla con el general retiradoJosé Rodríguez Sánchez antes del inicio de una sesión del juicio en su contra.
Foto: ap

Guatemala/Notimex — El gobierno del presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, enfrenta una dura polémica, luego de que fuera señalado por un testigo en el juicio por genocidio contra el exgobernante de facto Efraín Ríos Montt (1982-1983).

Un testigo protegido del Ministerio Público (MP) declaró durante la semana contra los generales retirados Ríos Montt y José Mauricio Rodríguez Sánchez, acusados en el primer juicio por genocidio en Guatemala.

El testigo, identificado como Hugo Ramiro Leonardo Reyes, en un testimonio por videoconferencia, dijo que tropas a las órdenes del mayor “Tito Arias” (Pérez Molina) y de otros comandantes quemaban y saqueaban comunidades indígenas del municipio de Nebaj, occidental departamento de Quiché.

Activistas de derechos humanos consideraron que si bien el juicio no es contra el ahora presidente, las autoridades correspondientes tienen la obligación de investigar y procesar a militares acusados de crímenes de lesa humanidad en la pasada guerra interna guatemalteca.

El conflicto armado, que se prolongó por 36 años y causó 200 mil muertos y desaparecidos, finalizó el 29 de diciembre de 1996 con la firma de un acuerdo de paz entre el gobierno de Guatemala y la insurgencia, avalado por las Naciones Unidas.

La fiscalía del MP que acusa a los dos militares por genocidio indicó que en las declaraciones a los investigadores del caso el testigo nunca involucró a Pérez Molina, por lo cual también los sorprendió la mención del entonces -en 1982- oficial del Ejército.

El canciller Fernando Carrera afirmó que se enfrenta una “manipulación política” que cumplió el objetivo de desviar la atención sobre los enjuiciados por genocidio, los generales retirados Ríos Montt y Rodríguez Sánchez, para fijarla en el gobernante y perjudicar su gestión.

Señaló que denunciarán la “manipulación política” a nivel internacional para salvaguardar la imagen de Guatemala y del presidente de la República, quien además fue uno de los artífices del proceso pacificador y suscribió, en representación del gobierno, los acuerdos de paz con la guerrilla.

La declaración del testigo protegido del MP, Leonardo Reyes, presenta una serie de incongruencias y hechos sin fundamento que denotan “una intención de afectar la imagen presidencial y a la Institución Armada”, afirmó el ministro de Defensa, general Ulises Anzueto, en entrevista con Notimex.

“Esperamos que se diga la verdad, no le hace ningún bien a las instituciones de este país, y mucho menos a la sociedad guatemalteca, que se base en mentiras un testimonio tan delicado”, en un juicio inédito, dijo el funcionario.

Un tribunal enjuicia desde el 19 de marzo pasado a los generales retirados Ríos Montt, de 86 años, y Rodríguez Sánchez, de 67, -excolaborador del gobernante de facto-, acusados de genocidio y deberes contra la humanidad.

La Fiscalía del MP busca probar que los dos militares son autores intelectuales de la ejecución de mil 771 personas de la etnia Ixil, departamento de Quiché, en ataques atribuidos al Ejército entre 1982 y 1983, a raíz de operativos contra la guerrilla.