Bryant Marcos y su lucha contra el cáncer

Bryant Marcos y su lucha contra el cáncer
El estudiante Bryant Marcos contará su historia este viernes.
Foto: EDLPCarolina Ledezma

Nueva York — Bryant Marcos sueña con ser político exitoso, pero la vida le puso un obstáculo que casi nubla su futuro.

Con apenas 17 años, en enero de 2012, el estudiante de sangre peruano-dominicana descubrió que tenía cáncer testicular, una enfermedad que le robó el anhelo de tener hijos propios.

“Sentí un dolor cuando jugaba básquetbol [su vía de escape] y luego recibí un golpe en esa zona, pero aún así no hice nada”, rememora. Los doctores diagnosticaron que la enfermedad estaba en etapa temprana, pero la necesidad de quimioterapia era inminente.

Ahora, Bryant no deja pasar un día sin vivirlo al máximo para gratificar el apoyo de su familia y amigos, formar las bases de su carrera política en College Mount of Saint Vincent y –especialmente– para apoyar a otros que, como él, buscan derrotar el cáncer.

Este viernes, él será uno de los participantes de la caminata contra el cáncer Relay for life.

¿Cómo fue descubrir que tenías cáncer?

Yo temía por lo que pensarían mis amigos, pero en la escuela [la secundaria All Hallows de El Bronx] todo el mundo fue como mi familia. Los profesores me dejaron presentar los exámenes más tarde y mis compañeros tomaban notas en clase para mí. Como no pude ir al baile de promoción, hicieron un acto después para darme el honor de rey de mi clase y un premio por mi esfuerzo.

El comienzo de la universidad fue difícil por los dolores y la apatía, cuentas. ¿Qué te dio fuerzas para seguir y hasta llegar a ser el presidente de tu escuela?

Mi hermana Alida [de 24] siempre me dijo que la universidad sólo me gustaría si me involucraba más. Mi novia me ha ayudado todo el tiempo. Ahora aprecio más la vida.

¿Pudo el cáncer cambiar tus metas?

No. Ahora soy más determinado y antes de hacer cada cosa pienso en su efecto.

Llevas cinco meses sin terapia, tus niveles están bien y pudiste retomar tu pasión por el básquetbol ¿Qué has aprendido?

El cáncer me enseñó a relajarme y entender que debo hacer lo imposible para contar mi historia a otros.

¿Cuál es la fórmula de vida?

Ser firme, mantener a tu lado a quienes te apoyan y sacar ventaja de todo.