La cocina latina tiene consciencia social

Reconocidos chefs como Alex Atala y Gastón Acurio apuestan por los productos autóctonos de la región
La cocina latina tiene consciencia social
El peruano Gastón Acurio (d) habló sobre el trabajp social de los chefs, durante el Festival ÑAM Santiago 2013, en Chile.
Foto: EFE

Santiago de Chile/EFE — La gastronomía de América Latina ha dado en los últimos años el salto definitivo a la vanguardia, jalonada por la bonanza económica y de la mano de chefs con consciencia social que apuestan por los productos autóctonos de la región.

Algunos de los máximos exponentes de esta corriente, como el peruano Gastón Acurio o el brasileño Alex Atala, han aprovechado el festival Ñam Santiago, en Chile, para decir que hay que aprovechar la variedad y riqueza de los productos que se hallan en Latinoamérica y que la cocina debe ser también un vehículo para el progreso social.

“La cocina latinoamericana es una cocina de producto, pero con una responsabilidad social y con el medio ambiente muy importante”, explica Atala, considerado el cuarto chef mejor del mundo.

Atala propone regresar a la tierra, al mar, y no dejar de lado a los pequeños agricultores o pescadores, sin los que la cocina no tiene sentido.

“Lo que planteamos hoy en Latinoamérica no es solo redescubrir nuestros sabores, sino conservar la naturaleza sin olvidar otro elemento natural, el hombre”, sostiene el chef brasileño.

El peruano Gastón Acurio, considerado uno de los chefs más influyentes del mundo, ha impulsado varios programas en su país para fomentar el desarrollo social.

El cocinero ha explicado que uno de sus grandes orgullos es la escuela de cocina que creó hace cinco años en una humilde localidad cerca de Lima.

“Lo hicimos con la certeza de que con una buena educación se pueden acortar las diferencias entre unos y otros”, señala Acurio, ganador del Premio de Gastronomía 2013, considerado el Nobel de la cocina.

El despegue de la cocina latinoamericana y su apuesta por el producto no han pasado desapercibidos.

“A medida que una zona crece económica y socialmente, también sube su gastronomía. Y si tiene una despensa descomunal y cocineros cultos y preparados, como América Latina, aún más”, completó el reconocido chef español Joan Roca.