Obama: No nos intimidarán

El presidente Barack Obama durante su discurso  en la ceremonia de ayer.
El presidente Barack Obama durante su discurso en la ceremonia de ayer.
Foto: EFE

BOSTON — El presidente Barack Obama trató de tranquilizar e inspirar a una ciudad conmovida por un atentado inexplicado y a una nación inquieta por los ataques al maratón de Boston cuando declaró ayer que Boston “volverá a correr”. Asimismo, prometió no escatimar recursos para descubrir a los culpables de las explosiones que causaron muerte y destrucción.

“Si buscan intimidarnos, aterrorizarnos, debe haber quedado bien claro que escogieron la ciudad equivocada”, afirmó Obama.

El presidente habló en un servicio interreligioso en Boston por los tres muertos y más de 170 heridos que dejaron dos bombas el lunes cerca de la meta de la famosa competencia atlética. “Puede que momentáneamente nos hayan hecho trastabillar”, dijo Obama. “Pero nos repondremos. Seguiremos adelante. Terminaremos la carrera”.

“A esta altura del año próximo, en el tercer lunes de abril, el mundo volverá a esta gran ciudad estadounidense para correr más rápido que nunca y vivar aún más ruidosamente el 118vo maratón de Boston”, declaró.

Después de las explosiones mortíferas de Boston el lunes, Obama perdió una batalla en el Senado por el control de armas y el mismo presidente, además de un senador, fueron destinatarios de cartas que tenían rastros de ricino venenoso. Y ayer la nación se enteró de la explosión de una planta de fertilizantes que devastó un pequeño pueblo del estado de Texas.

Las cartas —una de ellas dirigida a Obama y la otra al senador republicano Roger Wicker— evocaron los ataques con ántrax que sucedieron a los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York.

Fue en ese clima de ataques y desgracia que Obama y la primera dama Michelle llegaron a Boston ayer por la mañana, donde se había congregado una multitud en la catedral católica de la Santa Cruz.

Obama recordó sus días de estudiante de derecho en Harvard y declaró: “hay algo de Boston en mí”.