Buscan las respuestas sobre el atentado

Guía de Regalos

Buscan las respuestas sobre el atentado
Un grupo de personas colocó ayer flores y objetos en el lugar donde ocurrió el atentado de Boston y donde murieron tres personas, incluyendo un niño.
Foto: ap

Washington/EFE — Las autoridades siguían ayer tratando de dar respuesta a lo interrogantes que aún quedan por despejar sobre los atentados del pasado lunes en Boston después de la captura ayer de uno de los supuestos coautores, Dzhokar Tsarnaev, quien, herido tras una espectacular persecución, aún no puede dar luz a las incógnitas.

Tras lograr capturar vivo al joven de origen checheno, las autoridades esperan poder interrogarlo con la esperanza de que el sospechoso de ejecutar las explosiones del lunes, que dejaron 3 muertos y 170 heridos, pueda contestar a las grandes preguntas que aún quedan por resolver. La mayor de ellas, el porqué.

Y es que la inteligencia estadounidense y las fuerzas de seguridad que participaron en el operativo, tanto a nivel federal y estatal como local, aún no pueden asegurar con certeza si los hermanos Tamerlan y Dzhokar Tsarnaev actuaron solos, ni tampoco por qué decidieron colocar los artefactos explosivos en Boston.

El gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, dijo ayer en rueda de prensa que el sospechoso detenido se encuentra en “estado grave, pero estable, aunque aún no es capaz de comunicarse.”

“Esperamos que sobreviva porque tenemos millones de preguntas”, aseguró Patrick, que espera que pronto se pueda iniciar la siguiente fase de este caso con los primeros interrogatorios a Dzhokar.

De hecho, con el objetivo de poder llegar hasta el fondo del asunto, el FBI y la CIA no leerán sus derechos básicos al joven, conocidos como “Miranda Rights”, para que no pueda acogerse a permanecer en sil encio cuando ejecuten el interrogatorio.

El sospechoso será interrogado por un “grupo de alto nivel” formado por miembros del FBI y la CIA que se encarga de los casos de terrorismo, quienes se remitirán a esta excepción de la justicia estadounidense en casos de peligro para la seguridad pública.

Dzhokar fue trasladado ayer al hospital Beth Israel de Boston para ser tratado de heridas que supuestamente sufrió en su huida en la noche del jueves al viernes y que le llevaron a ocultarse en un barco de recreo en el patio trasero de una casa en Watertown, al oeste de Boston.

Tras casi una hora de negociación y varios intercambios de disparos con la imponente fuerza de grupos de elite de agencias federales, policía estatal, equi pos SWAT de Boston y Guardia Nacional, Dzhokar se entregó malherido.

El jefe de Policía de la localidad de Watertown, Edward Deveau, dijo ayer en una entrevista con la cadena CNN que, según los primeros indicios, los hermanos Tsarnaev actuaron sin ayuda, pero sigue siendo clave el interrogatorio al joven de 19 años.

Watertown, a las afueras de Boston, fue el escenario final de la persecución de ambos sospechosos después de que huyeran del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) la noche anterior tras supuestamente matar un policía.

Ambos emprendieron una huida que finalizó en ese municipio, donde los dos hermanos comenzaron un intercambio de disparos con la Policía, en un tiroteo en el que falleció el mayor de ellos, Tamerlan, de 26 años, y tras el cual Dzhokar se dio a la fuga.

Según Deveau, en el lugar donde se mantuvo el primer choque entre las fuerzas de seguridad y los sospechosos, los agentes de seguridad encontraron pistolas, un rifle y al menos seis bombas, de las cuales creen que explotaron tres.

El senador republicano Lindsey Graham insistió de nuevo ayer en que el Gobierno considerara “mantener al sospechoso de Boston como un combatiente enemigo con el objetivo de reunir (información de) inteligencia”.

El joven podría enfrentarse a cargos federales por terrorismo.