Ligan atentado en Boston con reforma migratoria

Grupos tergiversan información sobre uno de los sospechosos
Ligan atentado en Boston con reforma migratoria
Tamerlan Tsarnaev era residente legal de los EEUU.
Foto: AP

Opositores de la reforma migratoria intentaron esta semana ligar el tema de inmigración con los bombardeos de Boston, difundiendo en el proceso una serie de hechos equivocados respecto a los presuntos culpables de origen checheno y utilizando el tema para proponer que la reforma es peligrosa para el país.

La organización conservadora Judicial Watch, una entidad que en más de una ocasión ha defendido causas antiinmigrantes —como la Proposición 187 en California en los años 90, por ejemplo— difundió una información “exclusiva” en la cual revelaba que el mayor de los dos hermanos chechenos, Tamerlan Tsarnaev, de 26 años, “pudo haber sido deportado tras una convicción criminal y el otro recibió ciudadanía estadounidense en el 11 aniversario del peor ataque terrorista en tierra estadounidense”.

“Eso quiere decir que el Gobierno de Obama perdió una oportunidad para deportar a Tsarnaev, pero evidentemente no sintió que era una amenaza lo suficientemente grande”, señala un artículo publicado por Judicial Watch y ampliamente difundido el viernes por medios sociales. Muchas personas compartieron su información en Facebook y Twitter.

No obstante, el mismo artículo señala que Judicial Watch aún intenta “conseguir confirmación” de que Tsarnaev fue encontrado culpable.

Nicole Nava, portavoz del Departamento de Seguridad Interna (Homeland Security o DHS) dijo a La Opinión que la información difundida por JW “no es correcta”.

“Si la persona es un residente legal, el Acta vigente de inmigración y naturalización dice que tiene que haber una convicción de un delito para poder realizar una deportación”, dijo Nava, quien dijo además que no podía determinar si Tsarnaev entraría dentro de las prioridades de deportación del Presidente Obama. “No sé, cada caso es diferente, hay muchos otros factores involucrados en una decisión como esta”.

Los bombardeos de Boston ya han generado especulación en los medios sobre el efecto de los mismos sobre la reforma migratoria. El viernes, un artículo de la revista Time titulaba: “La primera gran prueba de la reforma migratoria: el bombardeo de Boston”.

Entretanto, políticos y comentaristas que usualmente se oponen a la reforma migratoria añadieron su granito de arena. La comentarista ultra conservadora Ann Coulter dijo en Twitter que “Lástima que Marco Rubio ya no va a poder legalizar al sospechoso #1”. El senador de Iowa Charles Grassley insistió que “dados los incidentes de esta semana es importantes que entendamos las lagunas en nuestro sistema migratorio”.

David Leopold, abogado especialista en ley migratoria y expresidente de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración (AILA) dijo que el análisis de Judicial Watch es técnicamente equivocado. “No hay evidencias de que haya sido encontrado culpable y la realidad es que según el estatuto, aunque así hubiera sido, no todas las clases de violencia doméstica significan la deportación de un residente legal”, dijo Leopold.

El abogado indicó que no había razón objetiva para ligar el tema de los chechenos —que vinieron a Estados Unidos como refugiados políticos cuando eran niños y llevaban años viviendo aquí— con la presente reforma migratoria.

“Es cierto que la seguridad nacional es una preocupación, pero no lo es más ahora después del bombazo que antes del mismo”, dijo Leopold. “Tampoco estamos en la misma situación que cuando ocurrió 911. Las leyes de inmigración y su aplicación son mucho más estrictas hoy en día. Uno de los terroristas de 911 entró como estudiante y violó su visa al no estudiar. Eso ya no podría pasar hoy, yo lo he visto en mi práctica legal: si vienes como estudiante y no estudias, te ponen preso”.

“Los congresistas que están usando el bombardeo de Boston como punto político contra la reforma deberían sentirse avergonzados” agregó.