Policías suspenden una huelga

TEGUCIGALPA/AP — Tras un día de huelga en esta capital, unos 1,800 policías hondureños reanudaron ayer sus labores a la espera de que el gobierno mejore sus condiciones de vida.

“Esperamos para el jueves (hoy) una respuesta concreta de las autoridades”, dijo un uniformado que pidió no ser identificado por temor a represalias de sus superiores.

Informó que el ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, llegó a negociar con ellos la noche del martes al lugar donde estaban concentrados en una estación policial, al oeste de Tegucigalpa. “Nos prometió que el viernes al mediodía nos dará la respuesta y por eso suspendimos el paro”, añadió. El patrullaje policial se reanudó a partir de la madrugada del miércoles.

Pero el policía aseguró que “si el gobierno no cumple su palabra, entonces seguiremos de brazos caídos el viernes y hasta lograr nuestros objetivos”.

Bonilla ni sus voceros se han pronunciado sobre el tema.