Preparan ‘celda’ para Capriles

Preparan ‘celda’ para Capriles
El gobierno venezolano está exigiendo una investigación al excandidato Henrique Capriles por las muertes durante los disturbios del 15 al 17 de abril.
Foto: AP

CARACAS — Gobierno, Asamblea, Fiscalía, Supremo, Defensora del Pueblo y “Artillería del Pensamiento” (medios de comunicación chavistas) se han confabulado para neutralizar a un enemigo peligroso: Henrique Capriles. Y tan seguros están de hacerlo que “estoy preparando la celda, te garantizo que en la cárcel nadie te va a tocar”, amenazó Iris Varela, titular de Asuntos Penitenciarios.

La ministra, al igual que otros líderes del chavismo, acusa a Capriles de ser el “autor intelectual” de los sucesos acaecidos entre el 15 y el 17 de abril, tras denunciar la oposición las irregularidades habidas durante la jornada electoral del 14-A. En concreto, culpan a la oposición de la muerte de 8 personas, convertidas en “héroes y mártires de la Revolución”.

En su intento por desprestigiarle, el oficialismo ha acusado a Capriles de ser “mariconzón”, drogadicto, de tener apartamentos millonarios en Nueva York, nazi, xenófobo, asesino y misógino, por exigir a Kirchner que devolviera el dinero que Argentina debe a Venezuela.

Las andanadas políticas llegan desde todas partes, con Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea, a la cabeza: “No pueden quedar impunes las muertes ordenadas por el fascista Capriles”. La fiscal general se sumó a sus compañeros de Revolución: “El llamado de Capriles a la violencia fue subliminal”.

Cumpliendo las órdenes de su presidente, el mismo que prohíbe hablar a los opositores, la Asamblea constituyó una comisión para investigar “los hechos violentos provocados por Capriles Randonski”.

Por el contrario, medios independientes han demostrado que el Gobierno falseó gran parte de la información en torno a estos casos. Y no sólo los medios, también familiares, viudas e informes policiales. Desde el primer momento, Capriles apostó por la vía pacífica, incluso insistió varias veces en “no caer en nada que signifique violencia”. De hecho, en la noche del lunes 15, cuando según el gobierno se produjo el “derramamiento de sangre”, la única protesta convocada por Capriles fue una cacerolada.

El líder opositor reaccionó con indignación: “¡La mentira es el refugio de los cobardes! El Gobiernito desesperado sembrando más mentiras, no podrán con la mayoría de los venezolanos. Al fascismo de los enchufados se le derrota con la verdad”.

En paralelo a la Venezuela de las amenazas, la Venezuela de la fantasía conspiratoria. “Yo no exagero si digo que estos fascistas deben estar pensando en eliminarme físicamente”, argumentó Maduro, que pasa varias horas al día ante la televisión. “No es ningún extremismo decirlo, entre Miami y Centroamérica hay quienes están pagando para ver quién se atreve a hacerlo”, concluyó el primer presidente “chavista y obrero”.