Ruben Navarrete y la seguridad fronteriza

Como bien dice el señor Rubén Navarrete en su opinión publicada en el Diario/La Prensa del 19 de abril “La propuesta de ley de reforma migratoria parece razonable”.

No parecen razonables los comentarios en su escrito. Rubén escribe,”esa obsesión absurda sobre la necesidad de mayor seguridad a lo largo de la frontera”, como diciendo que si tiene varios goteras en su casa, no los arreglaría para solucionarlo, porque le costaría dinero.

El continúa con “Las barreras físicas no impiden el ingreso de individuos. Además los mantienen dentro, como diciendo que los indocumentados, cómo si no fuera lo mismo decir ilegales, pues son las dos cosas a la vez. Deberían entrar y salir, violando las leyes del país y los derechos de todos los inmigrantes que están en espera de su entrada al país legalmente.

Y continua, “no hay nada malo con asegurar las fronteras”, en franca contradicción de lo que escribe anteriormente calificándola de obsesión.

Rubén deja en el aire casi al final “la historia reciente nos enseña…” Que le ha ensenado a él? Esperaremos su respuesta.

Lo que para muchos está claro en esta difícil situación que envuelve un número indeterminado de personas, pues unos dicen 11 otros 12 millones y en realidad nadie sabe cuántas personas son y no solo a ellos sino también a los millones de habitantes de USA y de otros países de donde proceden.

La historia nos enseña que en el caso de las deportaciones ya realizadas la mitad ó más, no calificarían para esta nueva ley. Nos enseña la historia que de 2 millones de Dreamers no llegan apenas a medio millón los que han aplicado por lo que se puede deducir que de los 9 o 10 millones restantes la mitad no califiquen para esta nueva ley de reforma migratoria.

La pregunta a hacer a nuestro presidente es, ¿qué solución tendrán los 5 millones de inmigrantes indocumentados que no califiquen y no precisamente por razones económicas? Otros son los, “Preocupados con la seguridad fronteriz”, ya sabemos que usted no señor Rubén Navarrete.