Extraditado es acusado por narcotráfico

NUEVA YORK/AP — El colombiano José Evaristo Linares Castillo, extraditado desde Colombia, se declaró ayer en Nueva York inocente de dirigir una de las principales vías aéreas para el tráfico de cocaína desde Latinoamérica a Estados Unidos y de pagar a la guerrilla de las FARC para poder facilitar el movimiento de la droga.

La oficina del fiscal del distrito sur de Nueva York dijo en un comunicado que Linares Castillo es considerado por el gobierno estadounidense “uno de los narcotraficantes más significativos del mundo”.

El colombiano, que fue arrestado por las autoridades de su país el 25 de mayo de 2012, se declaró inocente frente al juez Richard Sullivan de la corte federal de Manhattan.

Según la fiscalía, las toneladas de cocaína de la organización de Linares Castillo salían de la región de Apure de Venezuela, eran transportadas en avión hasta Honduras y después enviadas a Estados Unidos a través de México.

“Para facilitar el movimiento de la cocaína dentro y fuera de la región de Apure, controlada por la guerrilla FARC, la organización de Linares Castillo realizaba pagos regulares a las FARC”, señala el comunicado de las autoridades.

El colombiano, conocido como “Don Evaristo” o “Don Eva”, enfrenta una pena máxima de cadena perpetua por cargos de narcoterrorismo y de narcotráfico.

La Oficina para el Control de Bienes en el Extranjero (OFAC por sus siglas en inglés), adscrita al Departamento del Tesoro, designó en febrero a Linares Castillo como narcotraficante y lo vinculó a las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y a capos como Daniel Barrera Barrera y Pedro Oliveiro Guerrero Castillo.

En Estados Unidos las FARC es considerada una organización terrorista.

El fiscal general de Manhattan Preet Bharara dijo en el comunicado que Linares Castillo era un capo de primer orden que pagaba y conspiraba con conocidos terroristas para asegurar traer drogas al país.