No te equivoques al comprar una vivienda

Además de ser probablemente la mejor inversión que harás en tu vida, comprar una casa te da un hogar seguro para tu familia

Un cartel anuncia la venta de una casa en Wilmette, Illinois.
Un cartel anuncia la venta de una casa en Wilmette, Illinois.
Foto: efe

Además de ser probablemente la mejor inversión que harás en tu vida, comprar una casa te da un hogar seguro para tu familia, te ofrece un sitio donde reunirte con tus seres queridos y casi siempre te brinda excelentes oportunidades de ahorro en tus impuestos.

Pero hay conceptos erróneos que mucha gente tiene acerca de cómo una propiedad puede ahorrar impuestos. De hecho, a veces estas ideas equivocadas acaban costando dinero.

Por ejemplo, muchos creen que los intereses hipotecarios siempre ayudan a rebajar los impuestos, pero esto sólo sucede cuando el total de esos intereses es mayor que el total de las deducciones típicas que puedes reclamar de acuerdo a tu situación tributaria. Esto sucede en la generalidad de los casos, pero no si compras la casa a fines del año, si vives en un estado donde los impuestos de la propiedad se pagan al año siguiente o si ya estás acabando de pagar tu hipoteca, cuando no pagas casi nada de intereses.

También se equivocan los que piensan que todos los costos relativos a la propiedad son deducibles. Por ejemplo, los costos de la asociación de vecinos, el seguro de la propiedad, el seguro hipotecario, las reparaciones o mejoras… nada de esto es deducible de los impuestos.

Otro mito: muchísima gente sigue creyendo que si compras otra residencia te libras de pagar impuestos por la venta de una propiedad. ¡Hace más de 10 años que esto cambió! Ahora tendrás ese ahorro sólo si viviste en esa casa dos años durante los últimos cinco y si la vendiste por hasta $250,000, o $500,000 si presentas tus impuestos con tu cónyuge.

Tampoco poner tu vivienda a nombre de tu hijo le ahorrará impuestos a éste cuando quiera venderla, pues aquí se aplica también el requisito anterior de los dos años de residencia y el límite de $250,000. Así que esa estrategia no le serviría de nada a tu hijo.

Por último, tampoco es cierto que si vendes tu casa por menos de lo que pagaste por ella podrás deducir esa pérdida. Esto se debe a que tu casa, a diferencia de otros bienes, se considera propiedad personal, y ésta no admite deducciones aunque se venda por menos. Aprende lo que es verdad y lo que es mentira respecto a la propiedad de casas y sí te ahorrarás dinero de verdad.