Maldición que casi nunca falla

Terminar el torneo en cima de la tabla general no garantiza nada al América
Maldición que casi nunca falla
Miguel Herrera (centro) ha logrado grandes cosas con las Águilas en este Clausura, pero de nada le servirá si no es campeón.
Foto: MEXSPORT

MÉXICO, D.F. (NTX).— Mas allá de que el finalizar en el primer sitio de la tabla general siempre será importante, eso es algo que no garantiza que un equipo logre el título, y menos en el América, que en las cuatro ocasiones en que ha ocupado esa posición en torneos cortos se ha quedado en el camino.

América, Tigres y Atlas llegarán a la última jornada con la posibilidad de quedarse con el superliderato; sin embargo, las Águilas dependen de sí mismas para hacerlo, y si se imponene a los felinos el próximo sábado en el Estadio Azteca volverán a cerrar en la parte alta de la tabla general un campeonato regular, después de ocho años, sin importar lo que hagan los Rojinegros, ya que su diferencia de goles es amplia.

La primera ocasión que el cuadro azulcrema logró llegar a la fase final en la cima de la clasificación general ocurrió en el Verano 97, cuando bajo el mando del argentino Jorge Solari sumó 37 unidades, algo que de nada le sirvió, ya que en las primeras de cambio quedó fuera a manos del octavo clasificado que fue Morelia.

Esta historia se repitió ya en el nuevo milenio, específicamente en el Verano 2001, cuando de la mano del chileno Iván Zamorano en el ataque, el equipo de las Águilas llegó a dichas instancias como líder general y señalado como uno de los favoritos.

Parecía que todo iba bien al dejar en cuartos de final al León, sin embargo, en la antesala de la final fue eliminado por el Pachuca.

En el Apertura 2002 el conjunto de Coapa clasificó como máximo favorito para refrendar el campeonato que ostentaba, pues además de ser primero, el futbol que había demostrado lo ponía en esa posición.

Su rival fue Santos Laguna, que contra casi todos los pronósticos lo eliminó en los cuartos de final para terminar con su sueño de ser en ese momento el primer bicampeón en los torneos cortos.

Finalmente, la última ocasión en que el América llegó a la Liguilla en lo máximo de la tabla ocurrió en el Apertura 2005, también venía de ser campeón, solo que en su camino se interpusieron los Tigres de la UANL, que en una gran remontada lo dejó fuera en cuartos de final.

Las únicas dos ocasiones en que las Águilas han logrado ser campeonas desde que se instauró ese nivel de competencia, el ahora cuadro dirigido por Miguel Herrera había terminado en el décimo sitio, y en el Torneo Clausura 2005 finalizó en la tercera posición.