Sir Ben Kingsley es un villano de lujo en ‘Iron Man 3’ (video)

El actor se une a la saga en papel de The Mandarin.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Sir Ben Kingsley es un villano de lujo en ‘Iron Man 3’ (video)
Da vida al villano Mandarin, que desafía a Tony Stark.
Foto: Marvel

Sir Ben Kingsley no necesita de presentación.

Aún así, cabe recordar que este ganador del Oscar por Gandhi (1982), nacido un 31 de diciembre hace 70 años, ha dejado muestra de sus habilidades interpretativas en producciones tan destacadas como Bugsy, con Warren Beatty, Schindler’s List, de Steven Spielberg, Death and the Maiden y Oliver Twist, ambas dirigidas por Roman Polanski, y Shutter Island y Hugo, firmadas por Martin Scorsese, además de un sinfín de series televisivas, que es donde se dio a conocer, al tiempo que actuaba en numerosas producciones teatrales, tanto en su Inglaterra natal como en Broadway.

Kingsley nunca ha huido del cine comercial, aunque a veces lo debería hacer hecho, como en The Love Guru, BloodRayne o Thunderbirds.

Y como prueba de ello, este jueves llega a los cines del país, tras un exitoso estreno previo internacional la semana pasada, Iron Man 3, la tercera entrega de la popular franquicia protagonizada por Robert Downey Jr. en el papel de Tony Stark y su heroico alter ego.

En la cinta, Sir Ben Kingsley —casado en cuatro ocasiones y padre de cuatro hijos— da vida a The Mandarin, un vicioso terrorista que acecha a Estados Unidos con una campaña de ataques que golpearán hasta al mismísimo presidente.

Iron Man 3, que en esta ocasión ha sido dirigida y co-escrita por Shane Black, guionista de Lethal Weapon, sustituyendo a Jon Favreau, responsable de las dos primeras partes, no solo cuenta con numerosas escenas de acción, sino también con un considerable sentido del humor… y notables sorpresas que aquí no caben enumerar y que limitaron considerablemente la charla con Kingsley, que tuvo lugar vía telefónica.

Es casi imposible hablar de su personaje y de su actuación…

Lo sé… lo sé [risas]. No es nada fácil.

Pero sí hay algo muy interesante acerca de encarnar a un villano: éstos no se creen villanos, a diferencia de la percepción que tiene el espectador.

Cuando observamos a las emisiones [de The Mandarin] dirigiéndose al presidente [de EEUU], a la nación, a Tony Stark, él tiene un tono de verdad absoluta. Así que sí: no se puede dar vida a un villano como si éste creyera que es uno, sino como alguien que cree que tiene una misión histórica, un lugar en la misma Historia, que piensa que [sus actos] harán progresar a la sociedad… Todo eso debe ser dicho con seguridad en sí mismo, trascendencia. Son discursos políticos casi. Esta fue una forma excelente de enfrentarme a este personaje: creyéndose lo que dice, en su propia rectitud… Los villanos no se creen villanos, se creen buena gente.

No obstante, el filme mantiene un aura de humor, entre ironía y sarcasmo, constante de principio a fin…

Cuando The Mandarin lleva a cabo esas emisiones políticas, la película es seria. Se trata de una amenaza de igual eficacia, pero en el sentido opuesto, al héroe. The Mandarin representa una fuerza oscura a la que el héroe debe enfrentarse. Después de cada gran secuencia de acción, sí, hay un instante de absurdidad, ironía, comedia, pasión, amor, vulnerabilidad, duda, pánico… son cualidades humanas que son inyectadas en la película para que la audiencia mantenga su atención estimulada. Shane [Black] tiene un gran estilo con el que es maravilloso jugar como actor. Como actor uno debe ejecutar la verdad pura de cada momento, uno no puede comentar en tu propia ironía.

Robert Downey Jr. sabe como hacer eso…

Robert Downey Jr. es muy hábil a la hora de mantener esa verdad en el momento, pero también está atento a las intenciones [de la película]. Al igual que Gwyneth [Paltrow, la co-protagonista].

Usted fue el nuevo del grupo. Downey Jr., Paltrow, Don Cheadle y Jon Favreau son habituales de la saga…

Es un grupo maravilloso de gente con la que trabajar, que fueron muy acogedores y aceptan tus propuestas.

The Mandarin es un nuevo personaje. Pero, ¿aprovecha actuaciones previas para crear las nuevas?

Nunca empleo personajes previos, de forma consciente. Lo que sí uso [en el caso de The Mandarin] es mi conocimiento del mundo y de la historia de los siglos XX y XXI, con mensajes políticos, imágenes de documentales, simplemente como curiosidad intelectual.

¿Cree que ha creado un nuevo tipo de villano?

Estaba en el guión. Me encantó. Sí, creé algo de él. Pero es el personaje, sus creadores, Shane… gente con una imaginación maravillosa.