Abner Mares y Ponce de León encienden detonador

Nueva York — Los mexicanos estarán al grito de guerra para festejar el Cinco de Mayo cuando dos de los suyos se agarren a trompadas hoy en el cuadrilátero del casino MGM de Las Vegas, Nevada.

“Es una fiesta patria para México que recuerda que hace mucho años el país estuvo en guerra. La tradición de estar en guerra no se pierde entre los mexicanos y eso se verá cuando subamos al ring a pelear”, dijo el boxeador Daniel Ponce de León.

El púgil mexicano defenderá su cetro de los pesos pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ante su paisano Abner Mares, quien tras reinar en dos divisiones debuta en la categoría.

“Quería primero probar un poco en el peso, tener una pelea de exhibición. Pero salió esta oportunidad y yo soy un hombre al que le gusta aprovechar sus oportunidades”, manifestó Mares.

Será una prueba difícil para el retador, ya que el poder y el tamaño están del lado de Ponce de León, quien sabe bien la diferencia que hace el subir de categoría.

“Yo he peleado contra pesos más grandes y sé que de un momento para otro no es fácil adaptarse”, comentó. “Yo he peleado hasta en las 130 libras. Y sé la diferencia y que él la notará”.

En Ponce de León no sobra la confianza, ya que también reconoció la rapidez y el buen estilo de su rival, pero aseguró que está preparado para ganar.

“Abner es un peleador que mete presión y va para adelante, se sabe fajar y tiene mucho corazón. Pero voy a salir bien listo. Estoy bien entrenado. Voy a estar precavido, pero si hay que boxear voy a boxearle y si hay que fajarse eso haré”, manifestó.

Aunque su desempeño en las 126 libras es aún una incógnita, Mares aseguró que su preparación en ese peso ha marchado bien.

“Me he sentido fuerte; ya no me deshidrato tanto. Esas cuatro libritas son una diferencia. Pero no se va a saber que tan cómodo estoy en las 126 libras hasta el día de la pelea”, comentó.

Mares aseguró que subirá al cuadrilátero a dar una pelea memorable.

“El plan es que la gente se vaya contenta y que al siguiente día no estén hablando de Mayweather sino de la gran pelea que hubo entre los mexicanos Daniel Ponce de León y Abner Mares”.