Mexicanos bailan al ritmo de la cumbia sonidera

Mexicanos bailan al ritmo de la cumbia sonidera

NUEVA YORK — Luego de una intensa jornada como mesera en un restaurante, Nayeli Ayala se deshace del uniforme y el delantal para vestirse con un atuendo veraniego, ideal para bailar al son de la cumbia sonidera.

Cada noche de viernes, Nayeli y su hermana Olivia eligen su mejor ropa y se maquillan con esmero, para disfrutar lo que llaman “un rato de desquite”.

“Venir al club es un ritual. Nos arreglemos, usamos el mejor perfume, nos montamos en un taxi y por unas horas somos las reinas de la noche”, comentó Nayeli, de 30 años. “Nos gusta bailar la cumbia y la música norteña, es nuestro pequeño regalo luego de una semana dura de trabajo”.

Nayeli y Olivia no pierden oportunidad de bailar cada canción con su mejor estilo, desde el “brinquito duranguense” hasta “de cruzadito”.

“No venimos al club a sentarnos a mirar cómo bailan los otros, siempre que podemos, le sacamos brillo a la pista”, expresó Olivia Ayala, de 25 años. “Siempre hay un muchacho que quiera bailar con nosotras”.

En el escenario del club Noa Noa en Queens, Jorge “el mono” Reyes, del grupo Estrellas de la Kumbia, hace sonar los timbales que invitan a bailar a las hermanas Ayala.

“Acá andamos dándole duro a la cumbia sonidera, haciendo ambiente como en México”, comentó el músico. “Es una cultura bien distinta, muy propia del ambiente nocturno que los mexicanos buscan cada fin de semana después de tanto trabajar”.

Carmelo Reyes, de 26 años y fundador de la agrupación, indicó que la cumbia sonidera es uno de los tantos ritmos que permite a los mexicanos “desfogarse” de las presiones laborales.

“Es grandioso ver a los paisanos disfrutar al son de las congas, es una tradición que luzcan su mejor traje para venir a mover las caderas al club”, dijo el mexicoamericano nacido en El Barrio.