Infórmese antes de hacer un préstamo educativo

Infórmese antes de hacer un  préstamo educativo
Foto: thinkstock

REDACCION/EDLP — Los préstamos educativos se otorgan a quienes que desean continuar estudios superiores, para ayudarles a financiar la universidad, y deberán pagarse posteriormente con intereses.

Tu familia requiere préstamos con la tasa de interés más baja posible. Un préstamo con una tasa de interés de 5% te costará menos que uno con una tasa de interés de 8%. Además, no es necesario que el interés incremente el préstamo hasta que tu hijo se gradúe de la universidad y pueda ganar dinero con tu título universitario. Pregunta sobre cómo evitar este incremento antes de firmar los papeles del préstamo.

El mejor préstamo universitario es el préstamo con subsidio del gobierno federal.

Éste tiene la tasa de interés más baja del mercado. Es decir, es el préstamo más barato de pagar. Después de los préstamos subsidiados por el gobierno federal, el siguiente préstamo aconsejable es el conocido como “Perkins”. Al llenar la solicitud de FAFSA, su hijo estará solicitando tanto para los automáticamente préstamos subsidiados por el gobierno federal como para el préstamo Perkins.

Los estudiantes no tienen que empezar a pagar estos préstamos hasta después de graduarse de la universidad. Pero si ellos abandonan la universidad, tienen que empezar a pagar el préstamo inmediatamente. Desafortunadamente, los estudiantes indocumentados no pueden obtener estos préstamos y no todas las universidades ofrecen el préstamo Perkins.

Existen otros tipos de préstamos para estudiantes y padres.

Otros tipos de préstamos estudiantiles no son tan buenos como un préstamo subsidiado, o un préstamo Perkins. Los préstamos para padres cuestan más que aquellos para estudiantes debido a que la tasa de interés es más alta. Este interés generalmente comienza a aumentar de inmediato y no cuando tu hijo se gradúa de la universidad.

Los préstamos pueden ser una forma inteligente de pagar la universidad, pero tienes que saber bien cómo hacerlo.

Pregunta a cada universidad la cantidad de estudiantes que tienen problemas para pagar sus préstamos después de graduarse. Antes de firmar el contrato de préstamo, asegúrate de saber a cuánto va a ascender el interés que tendrás que pagar y cuándo deberás comenzar a pagar. Pregúntate si lo podrás pagar después. Pide ayuda si no te quedan claras las condiciones del préstamo.

Fuente: Guía de Acción para los Padres Inmigrantes