El FBI investigará al IRS

Sigue a El Diario NY en Facebook
El FBI investigará al IRS
Sede del edificio del Servicio de Rentas Internas en Washington en cuyo interior se habría comeetido irregularidades contra grupos minoritarios.
Foto: ap

Washington/EFE — El secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, anunció ayer que ordenó al Buró Federal de Investigaciones (FBI) que abra una investigación penal sobre el supuesto escrutinio excesivo del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por su sigla en inglés) a grupos conservadores.

“He ordenado una investigación. El FBI está coordinándose con el Departamento de Justicia para determinar si se violaron las leyes en relación con esos asuntos”, dijo en una rueda de prensa el secretario de Justicia estadounidense, quien precisó que los agentes están estudiando si hay “violaciones penales”.

“Fuesen o no penales, (esas violaciones) fueron indignantes e inaceptables”, insistió Holder, quien no especificó qué leyes podría haber violado el IRS.

Según documentos de la propia agencia publicados por el diario The Washington Post, el servicio de Hacienda de EE.UU. impuso desde 2010 un escrutinio especialmente exigente a grupos que tenían las palabras “Tea Party” o “patriota” en su nombre, y también a otros que eran simplemente críticos con el Gobierno de Obama.

El director del servicio de Hacienda, Steven Miller, admitió que “se cometieron errores”, pero aclaró que en “ningún caso” se debió a “una motivación política o partidista”.

“El IRS reconoce que teníamos que haber hecho un mejor trabajo en el manejo de la afluencia de solicitudes de grupos de presión”, dijo Miller en un artículo publicado en el diario USA Today.

El director del Servicio del IRS, el servicio de Hacienda o recaudación de impuestos de EE.UU., Steven Miller, admitió ayer que “se cometieron errores” al imponer un mayor escrutinio en la recaudación impositiva a grupos conservadores, pero aclaró que en ningún caso se debió a una motivación política o partidista.

Según documentos de la propia agencia publicados por The Washington Post, desde 2010 el servicio de Hacienda de EE.UU. impuso una escrutinio especialmente exigente a grupos que tenían las palabras “Tea Party” o “patriota” en su nombre.