IRS, bajo la lupa

Lanza EEUU una investigación criminal sobre revisión fiscal
Sigue a El Diario NY en Facebook
IRS, bajo la lupa
Jay Carney reprobó las indaga- ciones inadecuadas.
Foto: AP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, espera que se tomen “medidas apropiadas” si se comprueba que el Servicio de Rentas Internas (IRS) investigó de manera inadecuada a ciertos grupos de acción política, dijo ayer el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

“Si los informes de que ciertos empleados del IRS se concentraron en algunos grupos, el presidente encuentra esto indigno y se tomarán las medidas apropiadas”, dijo Carney.

El asunto “está bajo la investigación de un inspector general para determinar si empleados del IRS violaron la ley al singularizar la situación fiscal de grupos derechistas, según lo anunció ayer el procurador de Justicia, Eric Holder.

“Esos actos fueron, si no criminales, al menos escandalosos e inaceptables, pero estamos examinando los hechos para decidir si hubo violaciones criminales”, señaló Holder en rueda de prensa.

El IRS, organismo recolector de impuestos en EEUU, se disculpó públicamente el viernes. Sus empleados singularizaron a organizaciones derechistas para realizar una revisión más estricta de lo habitual a sus solicitudes para ser considerados grupos no lucrativos exentos del pago de impuestos.

El incidente detonó críticas inmediatas del liderazgo del Partido Republicano, el cual acusó al Gobierno de Obama de haber usado al IRS con fines políticos.

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, y el líder de la minoría republicana del Senado, Mitch McConnell, demandaron una investigación amplia sobre las acciones del IRS.

Boehner calificó el episodio como “uno de los más vergonzosos ejemplos de abuso del poder del gobierno”.

Funcionarios del IRS dejaron en claro que las auditorías a los grupos de derecha no respondieron a una petición de la Casa Blanca sino a una decisión de empleados de nivel medio de una oficina en Cincinnati.

Se estima que alrededor de una cuarta parte de los 300 grupos que fueron singularizados por los empleados, estaban afiliados al Tea Party.