Bellezas latinas esperan el veredicto

Viviana Ortiz y Audris Rijo son dos de las favoritas para llevarse la corona
Bellezas latinas   esperan el veredicto
Viviana Ortiz representa la belleza boricua por todo lo alto.
Foto: fotos cortesia

Nueva York — Escándalos, lágrimas, risas y por supuesto mucha belleza, es lo que se ha visto en la séptima temporada de Nuestra Belleza Latina (NBL), uno de los programas más populares de la televisión hispana en los Estados Unidos.

Aunque la ganadora ya ha sido elegida por la audiencia, el nombre no se conocerá sino hasta el próximo domingo en la noche, y por estos días las concursantes simplemente se relajan mientras esperan por la decisión que les podría cambiar la vida.

Hablamos con la boricua Viviana Ortiz, quien desde el principio se perfiló como favorita, y con la dominicana Audris Rijo, quien aunque también favorita, dio más de qué hablar por las fotos que circularon en los medios, en las que aparecía desnuda y que le costaron su matrimonio con el pelotero Jonathan Sánchez.

¿Cuál es tu plan de contingencia en caso de que no llegues a ganar?

Vivivana: De ganar o no, mi camino no se va a desviar, mi propósito es demostrar mi talento y continuar con la televisión. Seguiría buscando oportunidades en la conducción y el periodismo y la actuación me apasiona.

Audris: Pienso seguir trabajando y tomar unas clases de lectura de prompter, improvisación, técnicas de noticias. Mi meta es ser conductora de “Primer Impacto”.

Viviana, tu también participaste en Miss Universo, ¿crees que NBL es una mejor plataforma para tus planes profesionales?

Miss Universo es la mejor experiencia que he tenido en mi vida, pero en NBL te dan la oportunidad de ejercer en la televisión y actuar con estrellas famosas. También pude demostrar mi talento que es el canto, esto no lo pude hacer en Miss Universo..

Audris, todos nos enteramos sobre el escándalo por tus fotos desnuda, ¿consideras que eso te puede costar la victoria?

Cuando las fotografías salieron le comuniqué a la producción y ellos me dijeron que no había problema. No sé qué reacción ha tomado el público. Pienso dar una explicación cuando salga de acá para cerrar ese tema, porque mi pareja salió hablando sobre ello y quiero resolver el capítulo.

¿Cuál es tu rival más fuerte?

V: No sé con certeza, porque todas las semanas salía alguien que uno menos se esperaba. Pero dentro de la competencia creo que Bárbara y Audris.

A: Creo que todas, porque hay personas que ya no están que nunca imaginé que iban a salir. En un principio creímos que Marisela era las más débil y está en primer lugar.

¿Cuál fue tu estrategia para ganarte al público?

V: Me mantengo siendo yo. Mi estilo es demostrar mi talento, cantar, actuar y expresarme frente a las cámaras.

A: He tratado de evitar conflicto con las compañeras. Eso es inevitable acá y las otras muchachas no saben tomar las críticas constructivas, yo en cambio no me las tomo personalmente.

¿Cuál ha sido la prueba más difícil?

V: Vender el carro de KIA, no sé absolutamente nada de carros. Fue cómico y difícil porque el público te gritaba cosas y un puertorriqueño me gritó: “vamos a ir a chincorrear”, lo que me provocó un ataque de risa.

A: La de baile con Rodner porque él es muy perfeccionista. Estuvo ensayando todo el tiempo y yo tenía ese estrés.

¿Te pusieron nerviosa los galanes Maxi Iglesias o Julián Gil?

V: (Suelta una carcajada) A Julián lo veo como parte de la familia porque ha representado a Puerto Rico muy bien. Maxi es súper apuesto.

A: En principio Julián si me ponía muy nerviosa, y de hecho, con el tema de las fotografías él me decía que le contara la verdad, pero con el tiempo lo siento como un amigo o padre, le tengo un cariño muy fraternal.

¿Qué le dirías a los lectores?

V: Gane o no gane voy a seguir adelante me seguirán viendo.

A: Le agradezco a la gente de Nueva York que me ha apoyado, me lo gritan.