Niegan beneficios a ciudadanas

Niegan beneficios a ciudadanas
Alix Hernández, nacida en New Brunswick, Nueva Jersey, muestra la carta que recibió.
Foto: EDLPCristina Loboguerrero

NUEVA JERSEY — Pese al fallo de un tribunal de apelaciones que determinó que el estado debe proveer ayuda financiera a los estudiantes ciudadanos estadounidenses sin importar el estatus migratorio de sus padres, a muchos jóvenes se les niega este recurso que les deja sin la posibilidad de proseguir con sus estudios universitarios.

El pronunciamiento de la corte estatal le ordena a la Autoridad de Ayuda para Estudiantes de Educación Superior (HESAA), que como entidad encargada de distribuir ayuda monetaria para matrículas en base a las necesidades de un solicitante, debe proveerla basado en si el estudiante reside en el estado y no en el estatus de los padres.

Desde que Cintia Martínez, de 21 años, se graduó de la secundaria en 2009, ha sometido tres solicitudes pidiendo ayuda financiera estatal, las mismas veces que le ha sido negada, exclusivamente basado en que sus padres no poseen residencia legal en Nueva Jersey.

“Es frustrante, saber que aunque nací en este país y quiero estudiar para progresar, no me lo permiten porque mis padres no tienen documentos”, afirmó Martínez, que nació en New Brunswick de madre mexicana y padre hondureño.

Actualmente, Martínez se paga sus propios estudios en el Colegio Comunitario del condado Middlesex —con un trabajo que tiene como ayudante de enfermera en un hospital local— en donde, con mucho sacrificio, ha podido concluir el quinto semestre del programa de enfermería. Agrega que quiere estudiar biología de comportamiento humano.

El caso de Alix Hernández, de 18 años, es similar. El próximo mes de junio se graduará de la escuela superior y aunque quiere estudiar enfermería, no podrá porque ya recibió una carta de HESAA, que le niega la ayuda por la misma razón que le ha sido negada a Martínez.

La joven, de padres mexicanos, trabaja como mesera los fines de semana.

“Lo que me gano no me alcanzará para pagar mis estudios, no entiendo por qué se me está negando la ayuda” dijo.

No hubo respuesta respecto a estos dos casos por parte de HESAA.

“En la Asamblea y el Senado estamos trabajando en un proyecto de ley para que los estudiantes, ciudadanos estadounidenses hijos de indocumentados, no tengan que pasar por este tipo de situaciones nunca más”, dijo la asambleísta Marlene Caride.

Diana Mejía, de la organización Viento del Espíritu, que aboga por los derechos de los estudiantes, recalcó que “estos son solo dos casos de los cientos de jóvenes que se quedan sin estudiar porque se les niega su derecho, más aun cuando ya ha sido regulado por la corte”.