Sepultado Knicks, ahora van Heat contra Pacers

Nueva York – Podemos decir con certeza que los Knicks cayeron con las botas puestas cuando, literalmente, dieron señales de vida tras lucir moribundos en las semifinales de la NBA.

Luego de haber despertado tras borrar 12 puntos de desventaja en el tercer periodo de acción del sexto juego y comandar por tres en el siguiente acto, fueron sepultados 106-99 para acabar con su mejor temporada tras 20 años de espera.

Nueva York, un equipo salpicado de lesiones en varios de sus jugadores estrellas, con mucha presión ante un quinteto talentoso, joven y difícil de vencer como los Pacers de Indiana, finalizó con su aspiración campeonil.

Para nadie es un secreto que Carmelo Anthony, entre otros, jugaron adoloridos; Amar’e Stoudemires, Tyson Chandler y Raymond Felton no pudieron controlar sus males musculares, mientras que otros veteranos, entre ellos Jason Kidd, Kenyon Martin y Marcus Camby, demostraron poca actitud para guerrear en el tabloncillo.

Anthony llevó buena ofensiva y terminó con 39 puntos (13-22) en todo el trayecto del sexto encuentro, pero en el cuarto y final período sólo hizo cuatro tantos (2-7), acabando con la esperanza neoyorquina en sus manos.

Sin embargo no hay que quitarle el mérito de llegar a estas semifinales con un grupo de este tipo. Tras llevarse holgadamente el segundo puesto en la Conferencia Este, detrás de las cinco maravillas de Miami, así como la primera fase de la postemporada ante Celtics de Boston, los ahijados del coach Mike Woodson cayeron dignamente en este sexto desafío de la semifinal en un ‘toma y dame’.

Pero Indiana le negó a los Knickerbockes la esperanza de efectuar el séptimo y decisivo partido, que se efectuaría en el Madison Square Garden, donde el despertar de su letargo hizo que los neoyorquinos dieran señales de vida para seguir en la lucha.

Indiana ganó la guerra 4-2 y ahora van contra los Heat de Miami, un club encabezado por LeBron James, el más completo jugador de esta época y que continúa favorito en el espectáculo de la NBA.

Con el armador George Hill en forma tras su pasada lesión, así como jugadores de la talla de Lance Stepheson, Roy Hibbert y Paul George, los Pacers también pueden demostrar ser invencible ante los Heat en la serie final, pactada a ganar cuatro de siete desafíos.