Apoya a tu hijo para que supere la ‘senioritis’

Cada año en mayo y junio los estudiantes de quinto grado en mi escuela comienzan a actuar fuera de lugar. Estos estudiantes se han comportado bien todo el año. Ellos saben el comportamiento que se espera en la escuela porque han sido estudiantes aquí por cinco o seis años. Pero, esta época llega y ellos se sueltan un poco. Es una ocurrencia común en todas las escuelas donde los que se gradúan empiezan a experimentar —incluso tiene un nombre— la ‘senioritis’.

Los educadores saben qué lo que sucede con estos estudiantes es una lucha entre emociones que están en conflicto. Estos seniors tienen ansiedad sobre su separación de su actual escuela y lo desconocido, que es su nueva escuela.

Es un momento emocionante para los estudiantes. Este tiempo está lleno de diversión, porque hay fiestas, bailes, viajes, y celebraciones de graduación. Se excitan por comenzar una nueva aventura en su nueva escuela. Quieren dar el próximo paso en su crecimiento y se sienten felices por lograr terminar esta etapa de su vida.

Pero estas mismas cosas que les traen felicidad también les dan miedo. Les asusta salir de su zona de comodidad que es la escuela que han asistido por muchos años. No es fácil dejar a los profesores que los han apoyado y enseñado, los mismos profesores que los han preparado para este nuevo paso. No es fácil dejar a los amigos y los compañeros que han compartido y con los cuales han gozado por todo esos años.

Están ansiosos por todo lo que no saben sobre esta nueva aventura. ¿Serán aceptados? ¿Harán nuevos amigos? ¿Sabrán hacer lo que se requiere? Todo esto y más los ponen nerviosos del futuro desconocido.

Los profesores y los padres pueden ayudar a los estudiantes durante este tiempo.

Primero, tenemos que reconocer que esto es un momento transitorio para ellos y por lo tanto, difícil. Cuando lo reconocemos entonces podemos ayudarles a reconocerlo también. Los estudiantes necesitan oírnos decirles, “Sabemos lo que están sintiendo y es normal sentirse de esta manera”.

En segundo lugar, ayudémoslos a que se concentren en lo bueno de su futuro. Cuando se enfocan en todos los beneficios que este cambio trae, cómo van a crecer y madurar, cómo van a lograr aún más sus metas, esto los ayuda a seguir adelante. También los ayuda a tomar buenas decisiones para llegar con seguridad a su futuro.

Por último, podemos ayudarlos recordándoles que ellos han sido acertados en el pasado especialmente cuando le han dando frente a una transición o algo nuevo. Recuerde con ellos cuando comenzaron una escuela nueva y lo asustados que se sentían, sin embargo están graduándose —lo lograron. Lo mismo sucederá en la escuela siguiente.

Recuérdeles cuando aprendieron una nueva habilidad, como montar una bicicleta. Era difícil al principio pero lo conquistaron. Déjeles saber que ellos tienen las habilidades para dominar esta nueva transición en sus vidas. Asegúreles que tendrán éxito.

La ‘senioritis’ es una dolencia que ataca todos los seniors de la escuela primaria hasta la universidad, pero junto los educadores y los padres pueden ayudar a los estudiantes a superarla. Vamos hacernos socios y juntos ayudarlos a tomar este próximo paso con confianza hacia su futuro.

Escriba sus comentarios en mi página