Diario de Vietnam

Durante la guerra en el Sureste Asiático, los soldados y la comunidad latina de Nueva York se comunicaban a través de El Diario

Seis meses después de llegar a Vietnam, el soldado Pedro L. Decos, boricua residente en Passaic, N.J., escribió al periodista Mario González pidiendo a sus lectores que le escribieran.

“He leído muchas veces en El Diario/La Prensa sobre los soldados que han escrito a ese periódico pidiendo que publiquen sus fotos y que les escriban para tener un poco de consuelo en esta guerra que estamos combatiendo contra el comunismo”, decía la carta, que se publicó el 31 de mayo de 1968 y adjuntaba una fotografía. “Yo agradecería mucho y con toda mi alma a sus lectores que me escriban”.

Tan solo cuatro semanas después había recibido más de 140 misivas. “Hasta ahora he contestado 50 cartas y estoy muy agradecido de todas las personas que han tenido la amabilidad de escribirme mensajes de aliento y esperanza”, decía un feliz Decos en otro reportaje publicado el 26 de junio.

La cantidad de latinos de Nueva York desplegada entre las tropas norteamericanas en Vietnam fue tan grande que el periódico circulaba regularmente entre la soldadesca. “Uno de mis amigos recibe El Diario/La Prensa y nos pasamos peleando entre sí por enterarnos de lo que pasa allá”, escribió el soldado Francisco E. Vega en 1968.

El diario incluso ofrecía ofertas especiales para que las familias subscribieran a sus hijos en el frente. Las ofertas se anunciaban “como un servicio especial a los hombres que defienden la democracia”.

Entre 1966 y 1969, el periodista Mario González publicó decenas de entrevistas a soldados y sus familias. La sección “Escríbales” provocó una relación muy estrecha entre los soldados y la comunidad latina de Nueva York, y González la convirtió en el libro “Nuestros héroes en Viet Nam”, en 1967.

Los soldados y sus familiares mandaban fotos y poemas, y compartían sus vivencias con los lectores.”Me he encontrado como a cinco nuevos amigos de Brooklyn y New York. A uno de ellos yo lo conocía de la escuela”, explicaba el boricua Luis Soto en una carta a su madre Ramona en mayo de 1968. “Nos reunimos en el campamento y nos ponemos a cantar canciones latinas. Nos acompañamos con latas de agua. Sonamos pero bien ‘chévere’. Te mandaré dinero para que vayas al oculista y que te examinen bien (…) Tu hijo que te quiere, Luis”.

La mayoría de los combatientes eran puertorriqueños que destacaban el gran parecido del paisaje vietnamita con el de su isla, pero también se mencionaban soldados mexicanos y algunos dominicanos, como el poeta José Esteban Rodríguez, quien murió en Vietnam en 1967 a los 25 años, tras mandar a El Diario este poema premonitorio:

“Yo me iré algún día…

partiré quietamente.

Quedarán mis recuerdos

en tus lomas y valles.

Y la sangre que hoy vierto indiferente,

dará un color alegre a tus arrozales”.

El Diario también informaba de actividades relacionadas con los soldados en Nueva York, como funerales y homenajes. En 1967, por ejemplo, se dedicaron dos parques a soldados boricuas caídos en Vietnam: Carlos J. Lozada, en El Bronx, y José Ángel Vázquez, en Brentwood, Long Island. En 1968 había dos asociaciones de Veteranos Puertorriqueños en la ciudad, y en septiembre de ese año la Asociación Dominicana de Veteranos de las Fuerzas Armadas de EE.UU. promovió un Festival de la Confraternidad de los Veteranos Hispanos en Nueva York, en que se rindió homenaje a Mario González.

Sus artículos no solamente inspiraron a los lectores a escribir y animar a los soldados. Al menos dos mujeres boricuas, Vidalina Ruiz de Brooklyn, y Noelia Hernández de El Bronx, ingresaron en la Sección Femenina de la Fuerza Aérea y fueron destinadas a Vietnam después de leer un reportaje sobre la misma en estas páginas.

La relación de El Diario con la guerra de Vietnam llegó al punto que dos de sus trabajadores fueron a combatir allá: El contable Hipólito Colón Jr. y Daniel Mattei, del Departamento de Publicidad. Uno de ellos, Mattei, no volvió. Falleció en un accidente en octubre de 1968, cuando tenía 21 años.

Alrededor de la web