Convierte en poesía la realidad

La boricua Aida López escribe su poesía basada en su trabajo y experiencia
Convierte en poesía la realidad
Aida López descubrió que nunca es tarde para compartir sus sus experiencias.
Foto: EDLPCarolina Pinto

Nueva York — Aunque su talento como poetisa lo desarrolló a una avanzada edad, eso no le ha impedido a Aida López crear un impacto con sus escritos.

Sus desgarradores poemas narran todo tipo de historias de violencia doméstica, un problema desafortunadamente muy común en nuestra comunidad latina:

“Erase una vez…una niña muy buena, que a su madre todo le confiaba. En aquel particular día, le dice a su madre amada, que desea confesarle algo. ‘Es papi, mamá, es de papi. Se entró al baño, me miró por encima de la cortina cuando me estaba bañando. Me tocó y por mis pechos su boca pasó. Yo grité y en la cara me pegó. Luego me advirtió que a todos nos mataría si a ti, te lo contaba yo'”. Secreto de Familia – Aida López.

Realidades como la anterior son las que han impactado a López, quien manifiesta que empezó a escribir desde joven pero que nunca tomó en serio este don. Sin embargo, su paso por el servicio social y las historias que escuchó hicieron que empezara a guardar lo que escribía para desarrollarlo como prosa a su retiro en 2010.

“Me impactaron los problemas de familia, los matrimoniales y también mis propios problemas, en todas las familias hay algo que contar, historias reales”, afirma la escritora puertorriqueña.

El material que la ahora poetisa ha producido le ha servido para publicar dos libros, el primero titulado “Historias clásicas en Poemas de la Vida Real” y el más reciente llamado “Corazón Noble y Poemas”.

El objetivo a corto plazo de la escritora es poder realizar una gira por los países latinoamericanos en la que pueda dar conferencias y traer un mensaje positivo a sus lectores.

“Yo crié a mis hijos sola. Quiero dejarle saber a esas mujeres también solitarias, que hay tantas oportunidades que se pueden dar en la vida, que no tienen que estar tristes…Hay mucha ignorancia, cuando estás en una situación de violencia doméstica crees que estás en un clóset sin salida, y alguien te tiene que orientar, eso es lo que yo quiero, ser una luz para esas personas”, señala.

Y aunque duda de los adjetivos que la clasifican como escritora o poeta, López manifiesta que sus ideas para plasmar en papel llegan en el momento menos pensado (usualmente de noche), y es por eso que considera que lo que ella recibe es “inspiración divina”.