Ley no da ni flexibilidad ni apoyo a familias trabajadoras

Los republicanos de la Cámara de Representantes han presentado y aprobado un proyecto de ley con un título encantador y un potencialmente devastador impacto para las mujeres y familias trabajadoras. De acuerdo a sus patrocinadores, la Ley de Flexibilidad para Familias Trabajadoras, daría a los empleados la libertad de determinar horarios de trabajo y tiempo libre. En realidad, lo único que daría es más trabajo y menos paga.

Las familias trabajadoras necesitan mayor flexibilidad para satisfacer las necesidades familiares y laborales. Sin embargo, esta ley, que desafortunadamente fue aprobada por la Cámara de Representantes, no hace nada para promover una mayor flexibilidad para las familias trabajadoras. Este proyecto de ley, permitiría a los empleadores no pagar a sus trabajadores dinero adicional por las horas extraordinarias trabajadas, salvo en el caso de tiempo compensatorio (comp time), que sólo se puede utilizar a discreción del empleador.

Los partidarios de este proyecto de ley lo llaman con orgullo “amigable” hacia las familias y pregonan sus beneficios para las mujeres trabajadoras. Pero tememos que están subestimando la capacidad de las mujeres para reconocer una falsedad. Estos legisladores aseveran que los empleadores necesitan más flexibilidad para gestionar los horarios de trabajo y dar a los trabajadores tiempo libre. Pero los empresarios ya cuentan con la flexibilidad para programar cualquier tipo de horario de trabajo flexible y para dar a sus empleados vacaciones pagadas o no pagadas cuando lo deseen. Al dar a los empleadores la opción de no pagar horas extraordinarias, este proyecto de ley de “tiempo compensatorio” es simplemente otro truco republicano que erosionaría la capacidad de los trabajadores asalariados de cubrir sus gastos y cuidar a sus familias.

Al menos 63 millones de trabajadores del sector privado deben recibir el 150% de su salario normal por las horas trabajadas más allá de la semana laboral de 40 horas. Bajo H.R. 1406, los trabajadores que trabajen horas extras nunca recibirán todo el salario que les corresponde y ganarán menos dinero después de impuestos.

La libertad de “elegir”el tiempo libre suena bien, pero como muchos padres de la clase trabajadora y miembros de minorías étnicas comprenden, que haya una “libertad” de “elegir”debe implicar que existen opciones viables. Para muchas familias trabajadoras, ganar menos dinero después de impuestos es disponerde menos dinero para pagar la renta, los gastos educativos, los gastos médicos y otros gastos. En realidad, esta “libertad” de “elegir” tomar tiempo libre sin pago no es una opción.

En estos tiempos en que los trabajadores ya trabajan más tiempo por menos dinero, los que dependen de trabajar horas extraordinarias a fin de mantenerse a flote económicamente podrían enfrentar aún más desafíos económicos. El tipo de apoyo que las familias trabajadoras están buscando estaría disponible mediante el fortalecimiento de su capacidad de negociar colectivamente en el trabajo por salarios más altos, por lugares de trabajo más seguros, por mejor cuidado médico y por opciones de tiempo libre pagado. Las familias trabajadoras merecen algo mejor que esta ley.