No intenten engañarnos una segunda vez

Los políticos de todos los partidos han estado jugando con nosotros durante muchos años. Ahora estamos más cerca que nunca a una medida en el Congreso. Esta vez, tenemos que ganar esto, y como comunidad tenemos que demandar cero juegos con nuestro futuro.

El presidente de la Cámara de representantes, donde actualmente los republicanos tienen una mayoría, ha dejado claro que su Cámara no considerará el proyecto de ley del senado. Para que el proceso legislativo siga adelante ya haya alivio para los indocumentados y sus familias, la Cámara de representantes, por lo tanto, tiene que producir su propio proyecto de ley.

Los demócratas en el senado se acordaron con los republicanos para lograr conseguir un proyecto de ley. En la cámara de representantes hubo otros arreglos. Según algunos de mis contactos, el proyecto de ley en la Cámara de Representantes será mejor para unificar a las familias que la versión que se está considerando en el Senado. El proyecto en el senado dispondrá un camino un poco más rápido para lograr la ciudadanía. Ambos siguen las políticas que se establecieron con la aprobación de “Obamacare”, en el sentido que excluyen a todos los indocumentados y los que no llevan por lo menos 5 años con mica de recibir subsidiarios federales de cuidado de salud.

Algunos de los demócratas pretenden parar el proceso que la Cámara de Representantes y obligar a la cámara baja a que acepte la versión del Senado. Esto podría ser una buena táctica política para los demócratas en las elecciones que vienen, pero significa también que las deportaciones y separación de familias pueden continuar durante dos años más. Lamentablemente es el mismo juego que Obama jugó con nosotros durante su primer mandato.

No debemos dejarnos engañar una segunda vez. Esta es una batalla larga para el bien de nuestras familias, y debemos ocupar el terreno que hemos ganado para seguir luchando. Cuando acumulamos más fuerza, ganaremos más. Para poner alto a las deportaciones y sacar nuestra gente de las sombras, para reunificar las familias se han separados, para reunificar los padres con sus hijos, tenemos que lograr la aprobación de los proyectos de ley en la Cámara de Representantes y el Senado, permitir que el comité conjunto de senadores y representantes combine las dos versiones, y luego lograr la aprobación de la versión final en ambas cámaras.

Es la única vía de lograr el alivio, la única manera que podemos retener el terreno que hemos ganado en esta lucha tan larga. Este es el mensaje que debemos enviarle al presidente Obama, al senador Schumer y los demócratas en la Cámara de Representantes. Ya basta de juegos políticos.

Habíamos dado una segunda oportunidad a Obama y los demócratas después de haber incumplido su promesa de aprobar una reforma migratoria, después de habernos excluido de “Obamacare”. Lo hicimos porque Obama concedió aplazamientos temporales a los “soñadores”, y prometió una reforma migratoria en su segundo plazo. Pero el presidente ha negado parar las deportaciones y con ellas, las redadas, la separación de nuestras familias y las lágrimas de nuestros hijos. Las cosas han ido de mal en peor. Estamos observando todo muy de cerca; ni pensar de engañarnos una segunda vez.