Hispana abusada sexualmente en Hospital Harlem

Ana González denuncia que fue agredida mientras estaba en una camilla

Hispana abusada sexualmente en Hospital Harlem
La paciente del Hospital Harlem fue agredida mientras estaba en una camilla.
Foto: Humberto Arellano / EDLP

Nueva York — Familiares de Ana González, una paciente de Harlem Hospital Center, alegan que la mujer fue molestada sexualmente en uno de los pasillos de la clínica.

La víctima, de 46 años, describe al presunto atacante como un hispano o afroamericano, con una contusión en la frente.

Su hija, Donna Castillo, de 20, indicó que el 31 de mayo su madre acudió al centro a una revisión de control, tras ser operada en febrero de un bypass gástrico y por un dolor en el pie.

Mientras estaba bajo el efecto de un sedante, el personal médico la dejó en una camilla en uno de los pasillos del hospital, sin ninguna supervisión.

Cerca de las 3 p.m., González sintió un “líquido caliente” en la boca. Al despertar, un poco aturdida, vio a un hombre semidesnudo, que vestía una bata de hospital, encima de ella y con el pene cerca de su rostro.

A pesar de su estado, la mujer gritó pidiendo ayuda. La familia comentó que el supuesto agresor intentó escapar burlando al personal médico, pero más tarde fue apresado.

“Mi tía está inconsolable. Nadie espera ser molestado sexualmente en un hospital de la ciudad, es un hecho terrible, estamos indignados”, dijo Dahlia Puente, de 21 años.

“La seguridad [en el hospital] es cuestionable”, manifestó. “Yo misma he entrado infinidad de veces y sólo una me han solicitado una identificación”.

La familia indicó que agentes de seguridad del Hospital Harlem se están haciendo cargo de la situación y que hasta ahora la Policía de Nueva York no está interviniendo en el caso.

Su principal preocupación es descartar el posible contagio de alguna enfermedad de transmisión sexual.

Puente enfatizó que su tía —quien trabaja como peluquera en Hunts Point— se practicó un examen de VIH/SIDA.

“El personal médico nos dijo que el hombre está bajo vigilancia, pero se niega a someterse a una prueba de VIH/SIDA”, enfatizó Puente. “Estamos temerosos de la situación”, enfatizó.

La familia no ha contactado a la Policía, dado que el hospital es el encargado de hacer la denuncia.

No obstante, la indignación es grande. “Estamos considerando demandar al Hospital Harlem“, recalcó Puente. “Es una vergüenza cómo la clínica maneja la situación, nos dan información poco clara y nos tienen en un limbo”.

Trascendió de fuentes vinculadas con la investigación que el agresor era un paciente y que, además, orinó a otro enfermo.

También se supo que se encuentra detenido en la Policía y que aparentemente no hubo derramamiento de semen durante el ataque sexual.