Heat y Spurs en duelo de alto calibre

Heat y Spurs en duelo de alto calibre
Los experimentados jugadores de San Antonio, Duncan (21), Ginóbili (20) y Parker (9), esperan ganar este duelo de pronóstico reservado.
Foto: Ap

NUEVA YORK — Una final de alto calibre abren mañana el Heat y los Spurs en Miami.

Aunque el equipo de LeBron James fue exigido al máximo por los Pacers, en el papel el Heat llega como amplio favorito para refrendar el campeonato de la NBA.

Pero cuidado, que el oponente es un experimentado quinteto de San Antonio que, además, llega con nueve días de descanso tras haber barrido a los Grizzlies de Memphis en la final de la Conferencia del Oeste.

El Heat, a su vez, no ha tenido mucho tiempo para saborear su éxito en la lucha por el boleto del Este, que ganó el lunes de forma categórica 99-76 a Indiana el séptimo enfrentamiento.

En su camino a las finales de 2013, el Heat barrió 4-0 a los Milwaukee Bucks; derrotó 4-1 a los Chicago Bulls y sufriendo venció a los Indiana Pacers 4-3.

Los Spurs barrieron a Los Angeles Lakers 4-0, se deshicieron de los Golden State Warriors 4-2 y barrieron a los Memphis Grizzlies 4-0.

Para el Heat es la tercera final consecutiva, todas con el trío de James, Dwyane Wade y Chris Bosh que se unieron en 2010.

Esta también es una buena oportunidad para que LeBron se desquite de la humillante derrota que le propinaron los Spurs en 2007, cuando los Cavaliers fueron incapaces de ganar un juego en la única final que James —entonces de 22 años— jugó durante sus siete años con Cleveland.

Entonces —como ahora— la base de los Spurs estaba conformada por Tim Duncan, Tony Parker y Manu Ginóbili.

LeBron, en cambio, tuvo como compañeros a Larry Hughes, Zydrunas Ilgauskas, Drew Gooden, Anderson Varejao, Eric Snow, Sasha Pavlovic y Daniel Gibson.

Hoy, ademas de Wade y Bosh, el cuatro veces MVP de la mejor liga de baloncesto del mundo cuenta también con el aporte de Ray Allen, Udonis Haslem, Chris Andersen, Mike Miller y Mario Chalmers.

Durante la temporada regular, Miami se llevó la serie de dos juegos contra San Antonio. Cabe recordar que el entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, se llevó una buena multa por descansar a sus jugadores claves en el primer enfrentamiento; su contraparte, Erik Spoelstra, también dio descanso a James y Wade en el segundo partido.

Si Miami termina levantando un nuevo trofeo, el Heat se convertiría en el primer equipo en repetir el campeonato después de los Lakers en 2009 y 2010 y, por consiguiente, la primera franquicia en ganar títulos consecutivos después de la era del gran Michael Jordan. ‘King’ James recibirá su segundo anillo y Wade el tercero.

Pero si los Spurs salen avante, sumarán su quinto trofeo en igual número de finales, tras los conquistados en 1999, 2003, 2005 y 2007.

Si el vencedor es el Heat, la franquicia sumará su tercer título; ganó en 2006 y 2012. En 2011 los Mavericks de Dallas le comieron los dulces al Heat.