Peleas partidistas podrían retrasar debate de reforma migratoria

El proceso de confirmación de jueces para la corte de apelaciones, tema que no tiene nada que ver con inmigración, podría obstaculizar el avance del proyecto de ley en el Senado
Peleas partidistas podrían retrasar debate de reforma migratoria
El senador John Cornyn (centro), R-Texas, senador Michael S. Lee (izqda), R-Utah, y senador Lindsey Graham (derecha), R-SC., discuten una enmienda al proyecto migratorio.
Foto: AP / Archivo

WASHINGTON, D.C.- Disputas partidistas y tácticas parlamentarias en el Senado podrían retrasar el inicio del debate sobre una reforma migratoria. Hoy el líder de la mayoría advirtió sobre la posibilidad de que se obstruya el proyecto de ley.

Líderes pro inmigrantes esperan con ansias el inicio de la próxima semana. Será entonces cuando el líder de la mayoría Harry Reid (D-NV) abra el debate sobre el proyecto de ley migratorio en la Cámara Alta.

Hasta el momento, todo parecía indicar que no habría obstáculos en esta etapa, sobre todo después que el líder republicano en el Senado Mitch McConnell (R-KY) dijera que no tenía objeciones con el debate inicial.

Pero hoy Reid advirtió posibles cambios en este acuerdo de caballeros, provocado por un tema que no tiene nada que ver con inmigración: el proceso de confirmación de jueces para la corte de apelaciones.

Se espera que en julio el Senado vote sobre los las nominaciones judiciales. Los republicanos temen que los demócratas cambien las reglas básicas para que los senadores consideren a los candidatos.

McConnell dijo hoy que “antes de avanzar más este año, es importante ver cuáles son las reales intenciones de Reid” sobre este tema.

“Supongo que es una amenaza respecto a que no dejará avanzar el proyecto de ley de inmigración”, especuló Reid. “Esto ha sido un modelo de cooperación bipartidista y hasta ahora hemos recibido señales de que no se opondrán a que esto se debata en el pleno del Senado. Espero que eso no cambie”.

“Bloquear la reforma con temas relacionados o no a ella, sumará al contraste que el pueblo estadounidense ve entre nosotros y los republicanos”, agregó.

En una entrevista televisiva el senador Marco Rubio (R-FL) aseguró que actualmente no existen 60 votos en el Senado para aprobar la propuesta.

“Una de las cosas que hemos aprendido en el proceso de este debate es la poca confianza que tiene la gente respecto a la habilidad del gobierno federal para hacer cumplir la ley”, aseguró Rubio.

Consultado al respecto por La Opinión, el líder de la mayoría en el Senado insistió en que 90% o más de los demócratas votará para avanzar en inmigración. “Queremos que esta legislación pase. Haré lo que sea necesario para progresar en esto a pesar de lo que los republicanos están diciendo de esta ley”. comentó Reid.

Hoy se difundió una carta firmada por los senadores Ted Cruz (R-TX), Chuck Grassley (R-IA), Jeff Sessions (R-AL) y Mike Lee (R-UT) donde aseguran que el proyecto de ley sobre reforma migratoria repite los mismos errores que la ley de inmigración en 1986. Los legisladores pidieron a sus colegas rechazar la propuesta.

Es ahora cuando grupos conservadores y liberales invertirán toda la presión e influencia política para moldear el debate migratorio en el Senado.