Recetas con garbanzos

Recetas con garbanzos
Los garbanzos tienen tienen proteínas, fibra, hierro y calcio.
Foto: Frijoles Bush's

Come bien, vive mejor

Hasta hace un par de semanas, yo cocía una libra de frijoles negros o rojos cada semana y los preparaba de diferente forma como plato principal o para acompañar algún otro platillo, pero ahora he decido —influenciada por mi esposo— que voy a variar aún más el tipo de frijoles que comemos.

Esta semana decidí que serán garbanzos. La decisión está basada en que los garbanzos estaban en oferta. Una libra por un dólar.

Nunca había cocido garbanzos. Cada vez que quería hacer hummus abría una lata. No sabía si iba a tener sopa, como se hace al cocinar frijoles negros, o si tendría la consistencia de un estofado de alverjas.

Después de consumir varias tazas de agua y de casi dos horas en la estufa me di cuenta que con los garbanzos no se hace sopa ni estofado. Entonces me fui al internet para ver de cuantas formas las personas preparan los garbanzos ya cocidos y encontré muchos platillos, algunos vegetarianos.

Los garbanzos son un alimento completo que requieren sólo vegetales verdes para convertirse en una comida nutritiva y deliciosa.

Estos frijoles tienen proteínas (aminoácidos), fibra, hierro, calcio, folato, fósforo, potasio, manganase, tiamina y ribo flamina (para el cerebro), zinc (ayuda a mantener erecciones en los hombres) y vitaminas A, C, E, K y B6.

Una de la recetas que modifiqué de las múltiples en línea es la siguiente.

GARBANZOS EN ESPINACA

Ingredientes: dos tazas de garbanzos, un manojo de espinaca cruda y lavada, cebollines, perejil y sal al gusto, y dos cucharaditas de aceite de oliva.

Preparación: en una cacerola con aceite de oliva, agregue la espinaca y los cebollines. Cuando la espinaca cambie de color y esté suave, añada los garbanzos, el perejil y la sal son los condimentos, así que agrégueselos a su gusto.

Sírvalo caliente o frío.

Recuerda lo que decía el padre de la medicina, Hipócrates: “Que tu comida sea tu medicina”.