Peligran piscinas públicas en barrios de latinos

Peligran piscinas públicas en barrios de latinos
Piscina Wagner en East Harlem, una de las que podrían cerrar este verano.
Foto: EDLPJosé Acosta

NUEVA YORK — Residentes del proyecto de vivienda Wagner Houses de East Harlem, en Manhattan, están disgustados con el plan de cierre de la piscina de su vecindario, en contra del cual protestarán este viernes, 7 de junio, para urgir a la ciudad a reponer los fondos necesarios para mantenerla abierta.

La madre puertorriqueña Yamilet Griglen dijo que muchas familias están “tristes” con el plan de cierre, “especialmente los niños y jóvenes que usan el local todo el verano para recrearse”.

“Es injusto que la cierren. Aquí hay muchos jóvenes que en el verano, terminada la escuela, no tienen nada que hacer, y la piscina es una forma de mantenerlos lejos de las calles y del crimen”, consideró Griglen.

En los días de verano, cuando las temperaturas sobrepasan los 90 grados, las piscinas ofrecen un servicio que va más allá de lo recreacional, convirtiéndose en centros de enfriamiento vitales, especialmente para niños y personas mayores.

El Departamento de Parque dijo que la decisión de cerrar estas cuatro piscinas se tomó en base al número de asistencia, proximidad a otras piscinas, acceso al transporte públicos y ubicación con relación a las zonas residenciales.

La concejal de El Barrio, Melissa Mark-Viverito, lamentó que todos los años las piscinas de barrios de las minorías estén bajo amenaza de cierre por recortes presupuestarios.

“Para evitar que en nuestras comunidades aumente el crimen y la violencia necesitamos alternativas para los jóvenes, y las piscinas son esenciales para ellos”, dijo Mark-Viverito.

Las negociaciones sobre el plan de gastos en el presupuesto municipal vencen el 30 de junio, de modo que si la ciudad no asegura los fondos estas piscinas pudieran cerrar a partir del 1 de julio, cuando empieza el próximo año fiscal.

Verónica White, comisionada del Departamento de Parques y Recreación, le advirtió al Concejo Municipal que la agencia se vería obligada a cerrar estas piscinas a menos que le restauren $1.5 millones en su presupuesto.

Peor aún, la temporada de todas las piscinas de la ciudad tendrían que ser acortadas por dos semanas, si no se llegan a algún acuerdo.

El senador estatal Daniel Squadron dijo que los parques “no son un lujo o una amenidad en nuestra ciudad, son nuestros patios y nuestro oxígeno”.

“Es inaceptable que las primeras piscinas que van a cerrar, o los parques que están en las peores condiciones, estén en los vecindarios que no cuentan con los recursos privados para mantenerlos”, dijo Squadron, quien está proponiendo la creación de una Alianza Comunitaria de Parques.

Squadron explicó que la Neighborhood Parks Alliance que él propone se aseguraría de que haya más equidad en los 1,700 parques de la ciudad.