Se oponen a pavimentación de Putnam Trail

Se oponen a pavimentación de Putnam Trail
Diversas especies de aves obtienen su alimento de la maleza encontrada en el Putnam Trail en Van Cortlandt Park.
Foto: EDLPZaira Cortés

Nueva York — Firmes en librar de la urbanización el camino de tierra de Putnam Trail, en Van Cortlandt Park, residentes de El Bronx se opone al plan de pavimentación del Departamento de Parques.

El sendero de una milla y media, que en la década de 1980 vio transitar por última vez a los trenes de carga de la línea Putnam, actualmente es un camino de tierra que conecta a Van Cortlandt Park (que tiene 22 millas pavimentadas de rutas multiusos) con South County Trailway, una senda pavimentada -popular entre ciclistas- en el condado de Westchester.

El Departamento de Parques tiene previsto iniciar la construcción del proyecto de $2, 300, 000 en el otoño. La brecha se transformaría en una sección pavimentada de 10 pies de ancho, en paralelo con un camino de tierra de 3 pies para corredores y una línea de drenaje que evitaría los encharcamientos.

Mientras que ciclistas y personas con discapacidad alegan que la pavimentación mejoraría el acceso al eliminar baches y barro, corredores y ambientalistas buscan librar la zona boscosa de la voracidad urbana.

Residentes que integran la campaña “Save the Putnam Trail” –que recogió unas 1300 firmas en oposición- proponen sustituir el asfalto por roca triturada (stone dust) de alta calidad. Ambientalistas indicaron que el material absorbe el agua mejor que el pavimento y con un adecuado mantenimiento sería ideal para ciclistas y sillas de ruedas.

Will Sánchez, uno de los activistas más visibles, explicó que los ancianos necesitan el camino blando.

“La tierra es ideal para las articulaciones. La lucha es clara: defendemos del concreto a los últimos pulmones verdes en la ciudad, hay beneficio social y ambiental en ello”, indicó.

Juan Vázquez, de 70 años y residente de Riverdale, rechazó el plan.

“Si quisiera pavimento no vendría al parque. Los ciclistas blancos de Westchester están ansiosos por la transformación, pero no los residentes hispanos de El Bronx”, apuntó. “La ciudad no escucha el reclamo de las minorías”.

En contraste, Diana Blanco, una ciclista del mismo vecindario, opinó que el proyecto atiende las preocupaciones de los opositores.

“Habrá un camino de tierra para los corredores y ancianos, la ruta no excluiría a ningún miembro de la comunidad. Quiero que el sendero salga del abandono y se revitalice”.

Impacto ambiental

John Young, un observador de aves en Putnam Trail por más de 50 años, advirtió que la pavimentación afectaría los sitios de anidación de los orioles y víreos, pájaros que habitan en las copas de los árboles en las inmediaciones del sendero.

El veterano ambientalista explicó que diversas especies de aves obtienen su alimento de la maleza y cuestionó que el Departamento de Parques subestime el impacto en el dosel arbóreo (hábitat que comprende las regiones superiores de los árboles).

“Plantarían 400 árboles para reemplazar los que serán removidos, pero qué dosel arbóreo pueden ofrecer retoños de roble rojo de un pie de altura”, enfatizó.

Opositores alegan que la ampliación de la pista de 15 pies eliminaría siete árboles maduros, pero el Departamento de Parques afirma que sólo removería 4, que serían sustituidos por especies nativas.

Young indicó que para pronosticar la devastación, basta visitar los bosques del noreste del parque, que describió como una zona de guerra.

“Tomará por lo menos cuarenta años para cosechar los beneficios de estas plantaciones”, recalcó.

Eric Zeidler, naturalista que recientemente halló una tortuga de 50 libras cerca de Putnam Trail, coincidió con Young. Se estima que en Van Cortlandt Park habitan unas 240 especies de aves.

Defienden el plan

Zachary Feder, vocero del Departamento de Parques, explicó que los usuarios de la ruta se librarían de los durmientes del ferrocarril empapados del químico tóxico creosota (sustancia que impide el deterioro de la madera). Indicó que si un árbol ecológicamente importante está en la ruta, la pista se reduciría para no molestar a ese espécimen.

El portavoz dijo que la roca triturada no sólo es más cara de instalar que el asfalto, también requiere mayor inversión para su mantenimiento, debido a que el material suelto es susceptible a la erosión. Insistió en que el plan es incluyente.

“Evaluamos el impacto ambiental de nuestros proyectos. Cada uno es diseñado por arquitectos paisajistas e ingenieros para maximizar la mejora del ecosistema circundante”.