Aprueban ley de comunicación en Ecuador

La polémica legislatura ha sido calificada por la oposición como 'ley mordaza'
Aprueban  ley de comunicación en Ecuador
El presidente Correa demandó a diario El Universo por un editorial del columista Emilio Palacio, quien lo acusaba de haber ordenado disparar a policías sublevados.
Foto: EFE

Quito/EFE — La Asamblea Nacional de Ecuador aprobó ayer la Ley de Comunicación, que incluye novedades como la figura del “linchamiento mediático” y la creación de un Consejo de Regulación de Medios considerada una “mordaza” por la oposición.

Mientras desde la oposición se calificó la jornada como “un día fúnebre”, desde el oficialismo se habló de día “historico”.

Según el ponente de la ley, el legislador oficialista Mauro Andino, esta norma defiende la “libertad de información, pero con responsabilidad ulterior.”

“Hoy en la Asamblea Nacional se firma el acta de defunción de la libertad de expresión. Vamos camino a la consolidación de un régimen fascista”, escribió, por el contrario, el asambleísta de oposición Andrés Páez en su cuenta de twitter.

La aprobación se hizo sin debate, pues ya se había realizado en el periodo legislativo anterior, y la votación se desarrolló en siete partes, de acuerdo con los títulos de la norma.

La ley logró una mayoría absoluta en las siete votaciones en la Asamblea, en la que el oficialista Alianza País (AP) cuenta con 100 de los 137 legisladores.

“Ningún proyecto de ley ha sido tan debatido, tan socializado como el proyecto de Ley de Comunicación”, dijo el ponente Mauro Andino, de AP.

“De hoy en adelante, la palabra ya es de todos”, dijo Andino, quien entregó el jueves el texto final con las últimas observaciones a la presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira, también de AP.

Según Andino, quien calificó este día como “histórico”, la ley garantiza el derecho a la libertad de expresión y opinión y prohíbe la censura previa.

Entre las novedades está la figura del “linchamiento mediático”, que se produce por medio de la publicación reiterada de informaciones con el fin de desprestigiar o reducir la credibilidad pública de personas físicas o jurídicas.

También crea la Superintendencia de Información y Comunicación, órgano que se encargará de la “vigilancia, auditoría, intervención y control” y tendrá “capacidad sancionatoria” sobre la actuación de medios de comunicación.

Para el opositor Paéz, que la califica como una “ley mordaza”, tanto la figura del linchamiento como la Superintendencia pueden “neutralizar” la acción de la prensa.

Recordó que varios casos de corrupción se han hecho públicos “gracias a la prensa”.

Otro órgano creado por la nueva ley es el Consejo de Regulación de Medios, que tendrá atribuciones en ámbitos como el acceso a la información, contenidos y franjas horarias, elaboración de reglamentos y de informes para la adjudicación de frecuencias, entre otras competencias.