‘No’ a patentes

Corte de Estados Unidos rechaza registro de genes humanos
‘No’ a patentes
Una investigadora realiza pruebas de ADN en un laboratorio de Fráncfort, Alemania.
Foto: Archivo EFE

WASHINGTON, D. C. (AP).— La Corte Suprema determinó ayer jueves que las compañías no pueden patentar segmentos de genes humanos producidos de forma natural, una decisión que afectaría seriamente las emergentes y lucrativas industrias médicas y biotecnológicas.

El fallo unánime del tribunal superior invalida tres décadas de patentes otorgadas por funcionarios del Gobierno estadounidense. Asimismo, desecha patentes de Myriad Genetics Inc., con sede en Salt Lake City, Utah, sobre una prueba de cáncer de seno cada vez más popular que recientemente atrajo la atención pública luego de que la actriz Angelina Jolie revelara que se había sometido a una masectomía doble por uno de los genes implicados en este caso. El magistrado Clarence Thomas, que redactó la decisión de la corte, dijo que la aseveración de Myriad —de que el ADN aislado del cuerpo para la realización de pruebas de cáncer de seno o de ovario era patentable— tuvo que ser desechada porque viola reglas de patentes. La corte indicó que las leyes de la naturaleza, fenómenos naturales e ideas abstractas no son patentables.

“Sostenemos que un segmento de ADN producido naturalmente es un producto de la naturaleza y que no puede ser patentado sólo por el hecho se haber sido aislado”, explicó Thomas.

Sin embargo, la corte otorgó a Myriad una victoria parcial al señalar que si bien el ADN creado de manera natural no es patentable, el que es creado de manera sintética podría patentarse. La corte agregó que el ADN creado de sintéticamente, conocido como ADN complementario, puede ser patentado “porque no ocurre naturalmente.”

La oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos ha otorgado patentes sobre genes humanos durante casi 30 años, pero quienes se oponen a las patentes de Myriad Genetics Inc. por los dos genes vinculados a un mayor riesgo de contraer cáncer de seno o de ovario argumentan que algo que puede ser hallado en el interior del cuerpo humano no debería ser patentado.

La compañía ha usado su patente para ofrecer su prueba BRACAnalysis, que detecta mutaciones en el gen que vuelve a las mujeres susceptibles a cáncer de mama. Esas mutaciones han sido relacionadas con un mayor riesgo de cáncer de seno y de ovario. Las mujeres con un gen defectuoso tienen de tres a siete veces mayor riesgo de desarrollar cáncer de seno y mayor riesgo de contraer cáncer de ovario.