España-Uruguay: choque de estilos

España-Uruguay: choque de estilos
El goleador uruguayo Luis Suárez (centro) durante una sesión de entrenamientos en Recife, Brasil, donde juega hoy contra la campeona mundial, España.
Foto: AP

RECIFE, Brasil/AP — La garra charrúa contra el tiki taka. La pierna dura ante el pase y la precisión. Dicen que los estilos hacen los partidos, y es difícil encontrar dos selecciones con filosofías más contrastantes que España y Uruguay, rivales hoy domingo en la primera fecha de la Copa Confederaciones.

Bien sabido es que los campeones mundiales y europeos priman la posesión del balón, el juego fluido, los pases laterales y, ante todo, la paciencia a la hora de atacar. No hay defensa que aguante el martilleo español, o al menos así lo cree la ‘Roja’, que en vez de enfilar al arco rival como río descontrolado, lo hace gota a gota, hasta que encuentra la grieta en el dique y desborda al rival.

Uruguay no ha cambiado mucho su estilo de juego en el más de medio siglo que pasó desde su último título mundial. Y a gran honra. Aunque cuenta con futbolistas de pie fino y letales en el área, especialmente su dupla de ataque de Luis Suárez y Edinson Cavani, la ‘Celeste’ apuesta a la presión agobiante en el medio campo, la recuperación del balón y el contragolpe.

“Cuando enfrentas a un equipo que sabes que es superior, ese saber que es superior te tiene que ayudar a multiplicarte y a tener rebeldía para querer ganarle, y no aceptar la derrota de antemano”, señaló el capitán de Uruguay, Diego Lugano.

El zaguero del Paris Saint-Germain, que jugó a préstamo en el Málaga la temporada pasada, describió la diferencia en esencia entre el fútbol español, especialmente de la última década, y el de Uruguay.

“Tenemos una forma de sentir y de jugar muy diferentes”, indicó. “Cuando se compara con el fútbol infantil de España, es una educación totalmente diferente. Desde los tres años, desde que empiezan a tocar la bola, los padres (en Uruguay) en vez de pedirles que hagan dos pases, les exigen que metan pierna, que ganen las pelotas divididas, que tengan amor propio, que sean buenos compañeros; entonces de pequeño se nace con esa sangre, que de grande la quieres cambiar, pero ya la tienes en la genética”.

Ese ADN, más los goles de Suárez y Diego Forlán, ayudaron a Uruguay a terminar cuarto en el Mundial de 2010 y ganar la Copa América del año siguiente. Sin embargo, el equipo de Oscar Tabárez entró en una etapa de altibajos luego de su éxito en Argentina, y recién el martes, con un triunfo 1-0 sobre Venezuela en Puerto Ordaz, se metió en el quinto lugar de las eliminatorias sudamericanas, que da acceso a un repechaje.

“El partido contra Venezuela fue anímicamente muy importante. Hubiese sido muy difícil llegar a este torneo con una derrota y prácticamente eliminado del Mundial”, resumió Suárez, el goleador del Liverpool y blanco de rumores sobre una posible transferencia al Real Madrid.

Esa victoria sin duda elevó el ánimo de la ‘Celeste’, que ha tenido problemas para entrenarse en Recife por la lluvia y porque la cancha que le tocó en un sorteo está a más de una hora y media de distancia de su hotel.

“Un campo de fútbol en relativas buenas condiciones y cerca del hotel es lo mínimo que esperábamos encontrar”, criticó Lugano, de exitoso paso por el fútbol brasileño con el Sao Paulo.

Uruguay tiene un referente cercano de la potencia de la ‘Roja’, ante la que perdió 3-1 en un amistoso en febrero en Doha.

Superiores en el papel y favoritos de los apostadores, los jugadores españoles no quieren sacar muchas conclusiones del amistoso de hace cuatro meses y encaran con mucha seriedad a Uruguay.

Después de todo, España también era gran favorita en la Confederaciones de 2009 en Sudáfrica, y nada menos que Estados Unidos le dio una estocada al eliminarla en las semifinales. Una espina que los españoles todavía tienen clavada, ya que les privó de la posibilidad de disputar la final del único trofeo que les falta por levantar en esta era dorada.

“Este es un partido diferente al que jugamos hace unos meses”, advirtió el mediocampista español Santi Cazorla. (Uruguay) “es un equipo muy difícil de ganar, muy competitivo. No tiene sólo a (Edinson) Cavani y (Luis) Suárez, también a (Diego) Forlán, una bota de oro, tiene mucho peligro arriba”.

“Tenemos que estar preparados para enfrentarlos”, acotó.

La gran duda en el equipo español es quién defenderá el arco: el capitán Iker Casillas o Víctor Valdés. Casillas tuvo una temporada para el olvido con el Real Madrid, donde el DT José Mourinho lo despojó de la titularidad, se fracturó una mano y estuvo inactivo varios meses.

Valdés parece ir por el carril de adentro en la puja, luego de una destacada campaña con el Barcelona, aunque la última palabra la tiene el técnico Vicente del Bosque.

“Yo en este tema no soy quién para opinar. Es el seleccionador el que decide quién va a jugar”, zanjó Valdés. “Vengo aquí a ayudar, a aportar mi granito de arena a la selección como cualquier otro compañero”.