Disfruta de la vida sin malograr ahorros

Como no solo de pan vive el hombre, es esencial, como parte de la vida financiera, dar un espacio al presupuesto
Sigue a El Diario NY en Facebook
Disfruta de la vida sin malograr ahorros

Como no solo de pan vive el hombre, es esencial, como parte de la vida financiera, dar un espacio al presupuesto dedicado al esparcimiento, la diversión y el entretenimiento. Claro, hay a quienes se les va la mano en estas actividades y acaban gastándose en restaurantes, fiestas, vacaciones, eventos deportivo, cines y diversión (incluido el gimnasio o el cable premium) dinero que habría que emplear en asuntos indispensables del presente o en prepararse para el futuro.

Hacer un buen presupuesto y vivir dentro de sus medios significa recortar gastos innecesarios y tratar de ahorrar lo más posible, si dejar de socializar y pasarla bien. Todo el mundo necesita una cierta cantidad de dinero para gastar en relajar la mente y el cuerpo, ya sea solo, o con la familia y amigos, pero siempre asegurando que hay suficientes fondos cada mes para pagar las deudas más importantes, como la hipoteca y los pagos del auto. Si estás trabajando con un presupuesto muy apretado, tus “deseos” deben recortarse hasta que todo esté firme en el terreno financiero.

Según el Departamento del Trabajo, la familia típica estadounidense gasta un poco más de $ 2,500 al año en entretenimiento. Esto equivale a alrededor del 5,5% de sus ingresos totales. Muchos asesores financieros recomiendan no gastar más de un 5 a un 10% de tus ingresos, tras descontar impuestos, en entretenimiento y recreación — aunque, obviamente, cuanto mayores sean tus entradas y menores tus deudas, mayor flexibilidad tendrás con tu presupuesto.

Recuerda que tu objetivo principal es ser capaz de pagar tus “necesidades” y luego ocuparte de tus “deseos”, de forma que, a medida que tu deuda pendiente disminuya, puedas lentamente dedicar más de tu presupuesto al entretenimiento y otros artículos no esenciales.

Cuando hagas tu presupuesto, determina tu ingreso mensual, calcula luego tus gastos indispensables y los pagos pendientes. Deduce estos de tu ingreso, separa lo que deseas ahorrar, y lo que queda es la cantidad que a discreción puedes gastar en entretenimiento. No todas las diversiones tienen que ser caras. Ten en cuenta las siguientes sugerencias que ofrecen buena diversión a bajo costo:

La mayoría de las ciudades ofrecen una gran variedad de eventos gratuitos. Revisa los periódicos locales o el Internet para obtener información sobre festivales de arte, conciertos, museos y otros eventos, ya sea en tu ciudad o sus cercanías.

Considera ir por las tardes al cine, cuando los precios son más accesibles.

No olvides que salir a comer o encargar comida casi siempre cuesta más que comer en casa.

Busca promociones y cupones para actividades gratis o con descuentos.