Trabajadores de construcción en NY se anotan victoria

La Asamblea Estatal rechazó la legislación que buscaba enmendar la ley laboral 240, conocida como “Scaffold Law”, que hubiera perjudicado a estos empleados

Trabajadores de construcción en NY se anotan victoria
La "Scaffold Law" exige que los dueños de edificios y contratistas en general, prevean a los trabajadores de andamios grúas, arreos, arneses y otros equipos de seguridad.
Foto: Archivo / Shutterstock

Nueva York — Defensores de los trabajadores de la construcción reaccionaron satisfechos con la decisión de la Asamblea Estatal de rechazar la legislación que busca enmendar la ley laboral 240, conocida como “Scaffold Law” o Ley de Andamio.

Para ellos, los cambios hubieran perjudicado a estos empleados, en su mayoría inmigrantes latinos.

“Era ofensivo” reducir la protección que tienen los inmigrantes en su lugar de trabajo, dijo Deborah Axt, co-directora ejecutiva de Se Hace Camino Nueva York. “Los trabajos de construcción son tan inseguros que era horrible pensar que hicieran más débiles” el poco resguardo que tienen, agregó.

La “Scaffold Law” exige que los dueños de edificios y contratistas en general, prevean a los trabajadores de andamios grúas, arreos, arneses y otros equipos de seguridad adecuados para su sitio de trabajo, a ser usados en sitios elevados.

Pero una legislación presentada por el senador estatal Patrick Gallivan (R-Erie) y el asambleísta Joe Morelle, (D-Rochester), buscaba pasar parte de la responsabilidad a los trabajadores, ya que requeriría que el jurado considerara las acciones que tomaron ellos en sus sitios de trabajo en casos de demandas por lesiones.

Por un lado, los sindicatos, abogados y defensores de los empleadores aseguraban que la clave del éxito de la “Scaffold Law” es que hace responsable de la observación de los requerimientos de la ley a los dueños y contratistas.

Por el otro, el sector de la construcción mantiene que la ley absuelve a los obreros de toda culpa, dejando que ganen grandes sumas a través de acuerdos legales, incluso si ellos estaban borrachos o hicieron algo indebido en el trabajo.

La batalla concluyó esta semana, cuando el presidente de la Asamblea, Sheldon Silver —quien trabaja para una importante firma de abogados que litiga con casos de lesiones laborales— rechazó los cambios de esta ley estatal activa desde hace 128 años.

En su lucha, trabajadores de la construcción y miembros de Se Hace Camino Nueva York organizaron diversas protestas. La última fue el lunes pasado, frente a un sitio en obras en Astoria, Queens, donde un obrero de 42 años murió en enero pasado al caer en un hoyo de unos 10 a 15 pies.