Aaron Hernández contra las cuerdas

Aaron Hernández contra las cuerdas
Aaron Hernández durante una práctica de los Patriots el pasado mayo, en Foxborough, Massachusetts.
Foto: AP

BOSTON/AP — Mientras los familiares de Odin Lloyd, cuyo cadáver fue encontrado no muy lejos de la casa de Aaron Hernández, el jugador de los New England Patriots, exigen respuestas, el comisionado de la NFL está a la expectativa de lo que arroje la investigación.

El cuerpo de Lloyd, jugador de los Bandits de Boston, un equipo semiprofesional de fútbol americano, fue hallado en un parque industrial aproximadamente a una milla de la casa de Hernández, en North Attleborough, Massachusetts.

La policía ha buscado dentro y en los alrededores de la casa de Hernández, no muy lejos del lugar de entrenamiento de los Patriots. El fiscal distrital del condado Bristol sólo ha dicho que la muerte Odin Lloyd, de 27 años, es tratada como un homicidio.

El lunes, un corredor encontró el cuerpo de Lloyd en el parque industrial. Miembros de la familia dijeron ayer viernes que Lloyd estaba saliendo con la hermana de la novia de Hernández y los dos hombres eran amigos y estaban juntos en algún momento de la noche que Lloyd fue asesinado.

Los familiares de Lloyd dijeron que él nunca se había involucrado en problemas.

“Quiero que la persona que mató a mi hijo sea llevado a la justicia”, dijo Ursula Ward, madre de Lloyd. “Era mi primer hijo, mi único hijo varón y me lo arrebataron… No lo cambiaría por todo el dinero en el mundo. Y si el dinero me lo devolviera, yo daría esta casa para tenerlo de vuelta. Nada me puede devolver a mi hijo”.

Michael Fee, el abogado de Hernández, aceptó los reportes de prensa de que la policía había registrado la casa de su cliente, pero dijo que no hará comentarios sobre ello.

Mark E. Sturdy, de la Corte Distrital de Attleboro, indicó que se han procesado tres órdenes de cateo; sin embargo, dijo que hasta la mañana de ayer viernes no se han emitido órdenes de arresto en las cortes del estado.

Esta semana, un hombre de 30 años presentó una demanda federal exige una compensación por daños de al menos $100,000.

Alexander Bradley asegura que él y Hernández formaban parte de un grupo de personas el 13 febrero en el club nocturno Tootsie’s en Miami cuando ambos tuvieron una discusión. Poco después, mientras se dirigían al condado de Palm Beach, Hernández le disparó al rostro con una pistola.Bradley, residente de Connecticut, indica en la demanda que ha perdido su ojo derecho, tiene dolores de mandíbula y de cabeza y sufre una lesión permanente en su mano y brazo derechos y probablemente requerirá más cirugías. Ya se ha sometido a una operación de reconstrucción facial.Bradley “necesitará una exhaustiva atención médica y tratamiento por el resto de su vida”, se indica en la demanda de cuatro páginas.El demandante no mencionó a Hernández en un reporte policiaco en ese entonces en el Departamento de Policía del condado de Palm Beach. La Policía encontró a Bradley con un disparo y sangrando en un callejón detrás de una tienda de maquinaria agrícola. Ante los investigadores insistió en que no conocía al agresor y sólo proporcionó una descripción vaga de los posibles responsables. Un empleado de la tienda encontró a Bradley tras escuchar un disparo, pero el sistema de video de vigilancia del negocio no funcionaba.

Mientras tanto, y como lo ha hecho en casos recientes, ya sean de alto perfil —como el caso de Michael Vick y su peleas de perros, por ejemplo— o menos publicitados, Goodell está a la espera.

Si Hernández es arrestado, Goodell podría castigarlo bajo la política de conducta personal de la NFL. Pero, generalmente, el comisionado prefiere esperar el resultado de todos los procedimientos legales.